¿Te sientes más cansada cuando hace calor? Ficha estos consejos para tener más energía en verano

¿Te falta energía en verano? Aquí tienes algunas claves sencillas para tener más fuerzas y ganas de hacer cosas en días de calor intenso.

Aunque no parezca cierto, sufrir episodios de agotamiento físico y mental es de lo más norma que te puedes imaginar. ¡Incluso en verano! En días de mucho calor, es bastante probable que te sientas sin demasiadas energías o fuerzas para hacer cosas. ¿Por qué? En primer lugar, habría que buscar como siempre el porqué de este malestar. Sentirse cansado e incluso desanimado después de un día de trabajo duro o porque se ha pasado una mala noche es completamente normal. Lo que no es normal es que se convierta en un estado físico y mental habitual.

Algo muy importante es no entrar en pánico, ya que no siempre se debe tratar de un problema médico. Sin embargo, si tienes dudas, lo mejor es acudir a un especialista y comprobarlo. En la mayoría de los casos, el cansancio y la fatiga son fruto de unos malos hábitos y de un ritmo de vida completamente desenfrenado, algo que puede sonarte con lo que haces en verano… ¡Pero no pasa nada! Aquí tienes algunos consejos para empezar el día con energía y tener fuerzas, incluso cuando hace calor:

Desayuna de forma saludable: Despertarse a tiempo con la alarma tiene una gran ventaja: tiempo para desayunar tranquilamente. Esta comida proporciona la energía necesaria para empezar el día con vitalidad. Lo recomendable es un realizar un desayuno con proteínas y grasas buenas, evitando hidratos de carbono procesados y azúcares refinados (como bollos y bebidas de cacao azucaradas) que proporcionan un subidón de azúcar y una falsa sensación de energía que resultan a corto plazo en un bajón energético.

Moverse en el día a día: Se puede hacer deporte de muchas más maneras y conseguir liberar endorfinas igualmente. Correr un rato en el parque, caminar a un buen ritmo, bailar dándolo todo y por supuesto, ir al gym. En definitiva, hacer deporte ayuda a descargar la fatiga mental y aunque parezca raro también contrarresta el cansancio.

Dormir y desconectar de la luz azul: Varios estudios científicos, como uno de la Universidad de Connecticut, han demostrado que la luz azul (la que emiten los móviles, los ordenadores y las tablets) provoca una sobreexcitación en el cerebro, que puede llegar a interrumpir los ciclos naturales del sueño, llegando incluso a generar insomnio crónico. ¿Por qué sucede? Porque la luz azul despierta las células ganglionares, llevando al cerebro a una confusión y haciéndole pensar que es de día.

Beber agua: hidratarse con agua o infusiones siempre es importante, pero más todavía en verano.. Es preferible optar por agua o infusiones en vez de zumos, dado que estos últimos contienen una gran cantidad de azúcar rápido que produce un subidón de energía que viene seguido por un bajón notable. Mantener una buena hidratación es clave para el rendimiento físico y mental. De hecho, la deshidratación es uno de los principales motivos de cansancio mental.

Alimentarse teniendo en cuenta el índice glucémico (IG): La alimentación es uno de los pilares del bienestar. Y más allá de evitar comida procesada y azúcar refinados para mantener unos buenos niveles de energía, hay que tener en cuenta el índice glucémico de los alimentos que se ingieren. Consumir alimentos de alto IG puede convertir el día en una montaña rusa física y mental. Lo ideal es combinar alimentos de IG medio e IG bajo, reduciendo las de IG alto.

Sexo: Pasar buenos momentos relacionados con el sexo ayuda a generar las fabulosas endorfinas o las así llamadas “hormonas de la felicidad”. Así que, cuidando este hábito, se podrán aumentar los niveles de energía y disfrutar con vitalidad. En todo caso, también se puede gozar en solitario, lo importante es flotar y producir endorfinas.

Continúa leyendo