‘Me time’: cinco ideas para practicar un mejor autocuidado (y por qué es tan importante)

Aprende a sacar tiempo para ti misma y a disfrutar de momentos de autocuidado con estos consejos de experto.

En la cultura del “always on”, frenar y dedicarse tiempo a uno mismo parece tarea difícil. Sacar un rato para hacer lo que nos gusta y relaja, ya sea deporte, un paseo, un poco de lectura o ver nuestra serie preferida, unos minutos para meditar… complica el ratito "Me Time" para aquello que nos haga desconectar y disfrutar a solas, como si fuera algo que no nos pertenece, que sentimos que tenemos que "pedir". Y cuidado, porque según los expertos no se trata de egoísmo, sino de tener un tiempo para uno mismo que en el corto, medio y largo plazo mejorará las relaciones con los demás, pareja incluida: Un estudio realizado por la Universidad de Michigan asegura que una de las principales causas de infelicidad en las parejas es la falta de espacio personal.

Ilana Ospina es coach de mindfulness y colaboradora de Petit BamBou. Ella defiende la importancia del autocuidado alegando que “dedicarnos tiempo a nosotros mismos es la base del bienestar”. “Se ha demostrado que cuando pasamos tiempo a solas somos más empáticos, más creativos, mejoran nuestras relaciones y aumenta nuestra felicidad”, agrega Ilana Ospina. Según la experta, comunicarle a nuestra pareja, hijos o amigos que necesitamos un ratito para descansar, meditar, hacer ejercicio o reflexionar es también darles a ellos el permiso para tener su propio tiempo y espacio de autocuidado. Y la manera, además, de reducir el estrés cotidiano, pues en ocasiones, la falta de asertividad para tomarnos ese espacio desemboca en que los niveles de cortisona se disparen más aún.

ideas autocuidado
iStock

Cinco ideas para un mejor autocuidado

Pero tan importante es conseguir ese tiempo como exprimirlo de verdad. “Conviene recordar que la intención es estar presentes con nuestra respiración, con nuestro cuerpo, con nuestro interior aquí y ahora, amablemente. En definitiva, practicar el mindfulness o conciencia plena, llevar la atención a nuestros sentidos", apunta Ilana.

  • Camina sintiendo el movimiento de las piernas, la respiración al aire libre, el paisaje, la sensación de la brisa, el sol o la temperatura sobre la piel. 
  • Practica el mindful cooking: cocina despacio, con mimo, sintiendo las texturas de los alimentos, observando en detalle las formas y colores, agradeciendo tener acceso a ellos y a la posibilidad de compartirlos.
  • Medita: “Es un acto de amor propio que nos permite ser capitanes de nuestros barcos para atravesar la marea del momento. Cuando estamos fuera de nuestra rutina habitual puede parecer más complejo encontrar tiempo para meditar, pero es vital darnos ese espacio para que la agitación se asiente, para conectar con lo que está pasando en nuestro interior y volver simplemente a estar presentes en vez de ocupados en mente ”, continúa Ilana.
  • Correr o nadar: ¡Nada como practicar un poco de ejercicio a solas para relajarse, liberar tensiones y desconectar! Por ejemplo, realizando actividades como salir a correr o a nadar recargarás pilas.
  • Leer o ver una película. Asegúrate de que puedas estar a solas,, sin ruido, de manera que puedas concentrarte en lo que ves o en lo que lees.

Continúa leyendo