El secreto para cumplir las promesas que te haces a ti misma (según una 'coach')

Las promesas pueden convertirse en compromisos rotos o cumplidos, y ellas inciden en la relación que tienes contigo misma, más de lo que imaginas. ¿Cuántas veces has hecho o dejado de hacer algo con el fin de evitar hacer daño o afectar la relación que tienes con otra persona?

deseo promesa coach
Pexels

Las promesas pueden convertirse en compromisos rotos o cumplidos, y ellas inciden en la relación que tienes contigo misma, más de lo que imaginas. Sí, así es, y para confirmártelo te pregunto: ¿cuántas veces has hecho o dejado de hacer algo con el fin de evitar hacer daño o afectar la relación que tienes con otra persona? Eso mismo es lo que sucede contigo inconscientemente cada vez que cumples o rompes las promesas que te haces. Lo más grave del asunto, es que lo haces con mayor frecuencia de lo que imaginas.

Sobre esto tengo muchísima experiencia y evidencias de que sucede gracias a la transformación personal en la que he estado inmersa, con el propósito de construir la vida que llevaba años soñando. Y, además, porque es un área en la que me he especializado como coach y que trabajo a diario con mis clientas, en el proceso de descubrir lo que les está afectando en la búsqueda de la vida que sueñan.

La intención de este artículo es ayudarte a que seas consciente de la importancia que tiene cumplir las promesas que te haces, para lograr esa confianza personal que requiere el proceso de manifestación de los deseos que pides cada Nochevieja. Se trata de un tema importante que tratar antes de que el año avance mucho más.

Comencemos por repasar el significado de prometer, que tiene que ver con compromiso, con hacer lo que se dice o piensa; también tiene que ver con cumplir y con fidelidad. Ahora apliquemos este concepto a los propósitos del año. Cada propósito o deseo significa energéticamente e inconscientemente una promesa contigo misma. Ahora imagina lo que sucede cada vez que vas a hacer algo y acto seguido haces lo contrario o no cumples tu palabra.

Lo más impactante es que no somos consciente de la frecuencia con la que se rompen promesas, porque el ser humano se enfoca en aquellos deseos o sueños que percibe como grandes o importantes. Olvidando que el verdadero desafío está en el día a día.

Por ejemplo:

Deseas tener éxito en tu vida, que tiene que ver con resultados y aceptación, pero cada día renuncias a la felicidad o te da igual obtener los mismos resultados siempre.

Deseas tener una relación de pareja llena de armonía, pero experimentas un eterno conflicto contigo y con la vida. Recaes una y otra vez en relaciones tóxicas, estás enganchada a tu ex o no disfrutas de tu relación actual.

Deseas respeto y puntualidad, pero llegas con retraso a todas partes, todo el tiempo, y dejas todo para último momento.

Cada una de estas acciones -seguramente hay más de una en tu día a día- son promesas que estás rompiendo; y por ende están alimentando el archivo de tu memoria, convirtiéndose en una creencia, en una tendencia personal y una forma de ser. Y en consecuencia afectan, influyen e impactan en la manifestación de la vida que sueñas.

En resumen, dices o piensas una cosa y haces otra, te enfocas en la meta o resultados olvidándote de lo verdaderamente importante que es el proceso. Y como resultado un año más entraste en un bucle y caíste en un círculo vicioso, sin cambios, ni avances, que te conducen a la frustración, baja autoestima e inseguridad.

¿Mi recomendación?

1.     Analízate y descubre alguna promesa que rompas con mucha frecuencia.

2.     Piensa en la forma de revertirla.

3.     Apunta cada día que seas capaz de cumplirlas. Puedes usar esta afirmación: “me lo propuse y lo logré”.

4.     Repite el proceso hasta que seas capaz de lograr durante 40 días seguidos mantener una de ellas.

5.     Una vez que lo consigas trabaja con otra, y así sucesivamente hasta que notes cambios favorables en ti, en tu vida y en la manifestación de tus deseos.

Es lo que llamo el proceso de transformación en conexión con el amor. Te aseguro resultados maravillosos.

El aprendizaje continúa en Mujeres Infinitas
ada rahn

Ada Rahn

El universo de la empresa es el suyo. Ada Rahn ha pasado por McDonald’s, por Avon y hasta por una compañía especializada en la venta de algodón de azúcar. En 2012, decidió dar un volantazo a su carrera. Se tituló como 'coach' y su oficina se internacionalizó. Hoy, tras fundar la plataforma de crecimiento personal Mujeres Infinitas, vive en Madrid.

Continúa leyendo