Así deberías reconocer (y potenciar) tus puntos fuertes

Es imprescindible, primero, reconectar contigo misma, ser consciente de que todos los días aportas, impactas, contribuyes, y así descubrirás el concepto que tienes sobre ti, para potenciar tus fortalezas y trabajar en cambiar tus debilidades o pensamientos limitantes.

ADA RAHN COLUMNA OCTUBRE
Unsplash

Dar consejos para reconocer y activar nuestros poderes como mujer realmente es algo que podría ser hasta contradictorio, porque nuestro mayor poder es SER mujer. Lo ideal sería que así lo sintieras, sin necesidad de que un tercero venga a decírtelo o ayudarte a reconocerlo.

Sin embargo, parece que es todo lo contrario y esto es producto de la desconexión que tiene un gran porcentaje de la población con su esencia. Esta desconexión te aleja de ti, de quién eres, te conduce a esa sensación de duda y de no sentirte suficiente. Motivo por el cual recurres a la validación externa.

Esta desconexión puede ser que se haya originado incluso desde la niñez. Según las experiencias que hayas tenido en tus primeros años de vida, creaste patrones de pensamiento, construiste tu identidad y elegiste una ruta emocional en función de cómo te ibas sintiendo contigo misma.

Para reconocer tu poder es imprescindible, primero, reconectar contigo misma, ser consciente de que todos los días aportas, impactas y contribuyes. Así descubrirás el concepto que tienes sobre ti para potenciar tus fortalezas y trabajar en cambiar tus debilidades o pensamientos limitantes.

La clave: resistir

Uno de los ejercicios que más me gusta para este caso es el: ‘Yo Soy’. Todo lo que venga a tu mente consciente o inconscientemente te dará una idea de cuál es el concepto que tienes sobre ti.

Por ejemplo: ‘yo soy un desastre para la cocina’. Esta sentencia te dará una idea del bloqueo que tienes para desarrollar tu destreza para cocinar. ‘Yo soy especialista en hacer tartas’ es una forma de reconocer que sientes que tienes talento para la repostería.

Ahora bien, si esto fuese así de simple el mundo sería distinto, ¿no crees?

Tras reconocer el concepto que tienes sobre ti, el paso siguiente es activarlo. Para lograrlo te recomiendo comenzar a pensar cómo contribuye tu poder: éste no es más que el talento que traes de nacimiento y que gracias a tu esencia -que es única-, nadie más lo hará igual. Y si no crees que eres única y que no existe nadie más como tú, mira tu huella dactilar.

Una vez que reconoces, reconectas y activas los que consideras que son tus talentos, es imprescindible la persistencia. Gracias a ella tu poder se hace fuerte, no basta con descubrirlo, activarlo y comenzar a usarlo con otro nivel de consciencia. El verdadero éxito está en alcanzar la persistencia. Ella te llevará a cultivarlo y hacerlo crecer hasta potenciarlo.

La persistencia te dará firmeza, certeza y autoridad. Una de cada diez lo logra. Es por lo que en la persistencia está la magia. Gracias a ella se transforma en una actitud y habilidad personal que incluso te ayuda a suplir la carencia de otras habilidades. La persona que persiste es porque lo intenta pese a los eventuales fracasos y podrá aprender de cada uno de ellos. La persistencia también está vinculada a la superación de obstáculos, sin importar lo difícil que sean.

Es por ello que se asocia con poder personal. Para lograrla es imprescindible convertirla en tu característica más resaltante.

Vamos, que sí se puede.

En Mujeres Infinitas, el aprendizaje continúa. 
ada rahn

Ada Rahn

El universo de la empresa es el suyo. Ada Rahn ha pasado por McDonald’s, por Avon y hasta por una compañía especializada en la venta de algodón de azúcar. En 2012, decidió dar un volantazo a su carrera. Se tituló como 'coach' y su oficina se internacionalizó. Hoy, tras fundar la plataforma de crecimiento personal Mujeres Infinitas, vive en Madrid.

Continúa leyendo