Vídeo de la semana

¿Son suficientes 2 semanas de vacaciones en verano? Sigue estos consejos para desconectar del trabajo todo el año

No tener unas rutinas de desconexión y no respetar los tiempos de descanso hace que las vacaciones nos sepan a poco. ¿Cómo desconectar del trabajo durante todo el año?

vacaciones
Pexels

Con la llegada de agosto, el mes de vacaciones por excelencia, para muchos llega el esperado descanso que han estado posponiendo durante todo el año. Asociamos habitualmente este mes a la desconexión, a los viajes y al ocio, pero ¿realmente descansamos?

Las herramientas de comunicación que nos facilitan el día a día en el trabajo son las mismas que nos pueden dificultar la desconexión digital durante los días de descanso si no limitamos y acotamos su uso. Por otro lado, nuestras altas expectativas respecto a las vacaciones y el hostigamiento que nos infringimos si no somos capaces de desconectar del todo, pueden hacer que las vacaciones nos sepan a poco porque, realmente, no nos hemos permitido descansar y dejar de controlar todo...

Ante la pregunta ¿por qué se nos hacen siempre cortas las vacaciones? Irene Lorza Gil, psicóloga en TherapyChat, apunta que por desconocimiento o incapacidad, muchos no reservan los necesarios tiempos de descanso diario que van más allá de las horas de sueño; tiempos que son elementales para reparar los daños del estrés en nuestro cerebro y poder aguantar las tensiones de cada día. Este desgaste tiene como resultado menor descanso en el periodo de vacaciones al haber depositado tan altas expectativas en estos días y al llegar a ellos muy cargados de estrés y fatiga. Ante todo esto, desde TherapyChat, nos ofrecen varios consejos para lograr una desconexión y un descanso pleno durante todo el año. ¡Toma nota de ellos!

  1. No idealizar las vacaciones: Es importante no idealizar el descanso y asumir que el tiempo libre no siempre es perfecto.
  2. Aceptar que no existe la desconexión absoluta: Es habitual acordarse de lo que tenemos que hacer el lunes durante el fin de semana, pero que los pensamientos y preocupaciones aparezcan no quiere decir que no estemos descansando. Es algo que no podemos evitar; por tanto, lo mejor que podemos hacer es normalizarlo, aceptar la existencia de estos pensamientos sin culpabilizarnos, y tratar de devolver el foco de atención al presente.
  3. Acotar nuestras acciones relacionadas con el trabajo a las horas de nuestra jornada: Por ejemplo, accediendo al correo electrónico solo durante las horas de trabajo o desactivando notificaciones durante el fin de semana. Tampoco es aconsejable pasar nuestras horas libres hablando del trabajo con nuestros familiares y amigos.
  4. Buscar actividades gratificantes para nosotros: Es fundamental dedicar nuestro tiempo libre a aquello que nos importa, como por ejemplo nuestras aficiones. Así, cuando lleguen las preocupaciones, debemos intentar poner el foco de nuestra atención en lo que estamos haciendo en ese momento, lo cual es más fácil si estamos haciendo algo que nos gusta.
  5. Motivarnos pensando en las vacaciones durante los picos de trabajo: Puede ser una buena estrategia para momentos puntuales, pero no debe ser la única. Tener presente el descanso próximo puede ser un empujón para convivir con el cansancio y agotamiento tras meses sin vacaciones. No obstante, no debemos caer en el lamento constante por estar trabajando. Si aquí y ahora estás en ello, dedícate plenamente a la labor. Así podrás también dedicarte plenamente al descanso cuando sea el momento.

Continúa leyendo