Cosméticos para sentirnos bien

Se acercan los regalos de Reyes y empiezan las dudas sobre qué comprar. Para sorprender y acertar con las mujeres, los cosméticos son la apuesta ganadora.

Cosmética

Se acercan los regalos de Reyes y empiezan las dudas sobre qué comprar. Para sorprender y acertar con las mujeres, los cosméticos son la apuesta ganadora. Los productos de cosmética son mucho más que aliados en el cuidado de la mujer: son una necesidad emocional.

 

Cuando compramos cremas faciales, remedios para las ojeras, exfoliantes y toda esta gama de productos, lo hacemos con la finalidad de estar más guapas, pero no sólo por dentro: un estudio de la Universidad del País Vasco revela que la compra de cosméticos es una necesidad emocional para la mujer; es la forma de sentirnos mejor con nosotras mismas y con los que nos rodean. Consideramos que la cosmética nos ayuda a ser sexualmente más atractivas y tener mayor poder de atracción.

 

El gancho que tienen los productos de belleza es que actúan como una máscara, una especie de careta con la que “aparentar” otra realidad, por ejemplo, ¿quién no se ha pintado los ojos, se ha puesto su mejor barra de labios y echado colorete cuando ha tenido uno de esos días pésimos? Todas. La cara es el espejo del alma, pero tratamos, constantemente, de ocultar nuestro alma a golpe de brocha y pintura.

 

Los cosméticos nos dan una belleza rápida, sin esfuerzo, que hacen que sintamos que nos estamos cuidando, que nos preocupamos por nosotras mismas y, ésto, crea sensaciones positivas en la mujer.

 

Al maquillarnos buscamos conseguir éxito: llamar la atención, proyectar una imagen cuidada y reforzar nuestra autoestima.

 

La seguridad en uno mismo no debe depender de factores externos, pero si hay elementos que pueden “darnos un empujón” para ir pisando fuerte…¡aprovechémolos!

 

 

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS