Cristina Pedroche confiesa que es adicta al móvil

La presentadora ha confesado que le pondrá remedio, pero no siempre es fácil. Hablamos con una experta sobre las nuevas adicciones del S.XXI.

Adictos al móvil
i-Stock

Seguro que te ha pasado alguna vez: sales de casa con prisa, llegas a la oficina y al meter la mano en el bolso te das cuenta (mientras hiperventilas) que tu móvil NO está. Buscas en la chaqueta, en los bolsillos del pantalón y hasta en los sitios más insospechados (¿lo habrás metido dentro del tupper?) Pero nada. Marcas tu propio número, nerviosa y te quedas más tranquila al escuchar el tono de llamada. Suspiras aliviada: lo has olvidado en casa. Pero a los pocos minutos vuelve la inquietud. Te quedan OCHO (o más) largas horas sin consultar el whastapp. Sin saber quién te ha puesto un like en Instagram, sin conocer las últimas noticias de Twitter, sin dar ningún Super Like en Tinder. Y ahora, QUÉ.

Si has sentido esto o algo parecido alguna vez en tu vida, bienvenida al S.XXI. No eres la única. Hace unos días, la presentadora Cristina Pedroche escribía esto en su cuenta de Instagram: “Se me había olvidado el móvil en casa y al principio he estado nerviosa pero avisando a quien tenía que avisar me he relajado y estar 5 horas sin móvil ha sido una desconexión maravillosa. También me ha servido para darme cuenta de que estoy bastante enganchada. Lo mejor es que al darme cuenta le voy a poner solución. Quiero estar más presente en mi presente”.

¿Pero, qué significa estar enganchada al móvil? Inma Esteban Lamela, psicóloga especialista en conductas adictivas nos explica: “el denominador común de cualquier trastorno adictivo es la falta de control. En las adicciones conductuales, psicológicas o comportamentales la característica básica es cómo nos relacionamos con esa conducta y no tanto el tipo de conducta. Todos hacemos uso del móvil y de Internet y no tiene porqué ser perjudicial. Pero el uso se convierte en abuso cuando la relación de la persona con el móvil conlleva consecuencias negativas para la persona o su entorno.”

Síntomas más comunes

¿Estás enganchada al móvil?
iStock

Muchas veces, usamos las redes sociales o Internet como una vía de escape a problemas a los que no queremos enfrentarnos, Las personas con dependencia a las TIC (Tecnologías, información, comunicación) buscan un alivio inmediato ante el malestar emocional que están viviendo. Es justo ese placer el que les convierte en adictos a las redes sociales. Esteban puntualiza: “todas las conductas adictivas comienzan realizándose por el placer que ocasiona su consumo, lo que en psicología se llama refuerzo positivo, pero a medida que la conducta se alarga con el tiempo, la persona continúa realizándola no para ganar ese estado placentero, sino para evitar experimentar el malestar o abstinencia al no llevarla a cabo”.

Los síntomas más comunes que deben despertar las alarmas serían la pérdida progresiva del control, el descuido de actividades habituales como las familiares, académicas o laborales. También es muy común que personas cercanas o familiares del afectado se den cuenta de que algo anda mal y que cuando lo intenten comunicar se encuentren con actitudes de rechazo o negación de la adicción.

¿Qué hacer en estos casos? Para nuestra experta en adicciones, Inma Esteban Lamela recomienda acudir siempre a un especialista: “que además estén especializados en las conductas adictivas, bien a nivel público, a través de una Unidad de conductas adictivas (UCA) que son centros de apoyo a la Atención Primaria y se dispone de ellos en cada uno de los Departamentos de Salud, o bien a nivel privado.”

Detox digital

Enganchados a la red
GIPHY

No está de más, realizar de vez en cuando un pequeño periodo détox, un fin de semana en el campo sin Internet, apagar el móvil algunas horas al día, nos pueden ayudar a mantener a raya este tipo de dependencias: “es muy positivo que la persona tenga ese autoconocimiento de que algo no marcha bien para querer hacer un cambio. Darse cuenta de que no se puede estar sin mirar el móvil durante más de cinco minutos, es darse cuenta de que nuestra relación con él comienza a ser disfuncional y excesivamente dependiente.”

Como en todo, encontrar el punto medio sería lo ideal, pero no siempre resulta fácil y, por otra parte, es algo muy personal: “nadie mejor que uno mismo para conocer dónde está nuestro equilibrio, nuestro punto medio” Aclara Esteban Lamela.

Y tú, ¿qué relación tienes con las nuevas tecnologías y redes sociales? ¿Crees que serán un problema para generaciones futuras? ¿Hay suficiente información sobre ello?

CONTINÚA LEYENDO