Cuando el enfado es solución y terapia

Son muchas las veces en las que respiramos hondo tratando por todos los medios de evitar un enfado, pero ¿y si, a veces, es necesario? No solo eso, en ocasiones es, incluso, beneficioso.

enfado

Son muchas las veces en las que respiramos hondo tratando por todos los medios de evitar un enfado, pero, ¿y si, a veces, es necesario? No solo eso, en ocasiones es, incluso, beneficioso.

 

Cuando decimos que enfadarse puede ser beneficioso no nos referimos a montar en cólera cada dos por tres, sin motivos, ni a pasarnos el día dando berridos, todo lo contrario: nos referimos a que estallar de vez en cuando puede ser la solución a otros problemas.

 

Una discusión no siempre tiene un matiz negativo: muchas veces es la mejor manera de soltar cosas que hemos ido acumulando y que van perjudicando una relación, sea del tipo que sea. Además, un buen “mosqueo” puede consolidar más los lazos y fortalecer el vínculo. Ya se sabe que después de la tempestad, viene la calma.

 

¡Ojo! a ver si ahora cada vez que te vayas a enfadar vas a pensar que llevas razón y que todo son beneficios…recuerda que un enfado siempre tiene consecuencias.

 

¿Quieres saber por qué, a veces, un enfado es una solución? No te pierdas nuestra galería: “5 consecuencias positivas de un enfado”.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS