Cuanto más tiempo pases con tu madre, más años vivirá

Pero no solo ella, cualquier miembro de tu familia o persona ajena verá aumentada su esperanza de vida gracias a nuestra compañía. O al menos, son las conclusiones de un nuevo estudio.

kaia gerber y cindy crawford

Un grupo de investigadores de la Universidad de California, han llevado a cabo un estudio en el que demuestran que según vamos cumpliendo años, más falta nos hace la compañía. Es decir, han probado algo que por experiencia y vox populi ya se sabía: la soledad es muy mala ahora, pero más según vamos creciendo.

El estudió se llevó a cabo con una muestra de 1.600 adultos con una edad media de 71 años y sin dar una mínima importancia al nivel socieconómica de las personas participantes. Tras estudiar los años que vivían las personas que disfrutaban de alguna compañía, frente a las que no, llegaron a la conclusión de que las personas que vivían solas poseían unos mayores índices de mortalidad. Más de un 20% de los que vivían sin ningún tipo de compañía cuando se realizó la investigación murieron en los seis años posteriores en comparación con un 14% de aquellas personas que vivían acompañadas (teniendo en cuenta que no tiene por qué ser familia directa).

 "A lo largo de nuestra vida necesitamos vivir rodeados de gente que nos conozca, nos valore y nos haga feliz y esa necesidad nunca desaparece", afirmó Barbara Moscowitz, una trabajadora social geriátrica del Hospital General de Massachusetts The New York Times . Y es que no se puede negar que la compañía tengas o no cierta edad es importante. El ser humano es social por naturaleza, y que hemos naciedo para relacionarnos entre otras cosas es un hecho pero también una necesidad.

kaia gerber y cindy crawford

Son en este caso, las personas mayores las que más notan la importancia de la compañía y la conversación en su día a día, un aspecto que en muchas ocasiones sus familiares o amigos por falta de tiempo, indiferencia o incluso dejadez acaban descuidando. Varios son los médicos que han afirmado que la soledad nos enferma y puede producir desde depresión hasta una baja autoestima o estrés, entre otras enfermedades.

Pero claro, también debemos tener en cuenta que de vez en cuando no es malo e incluso podríamos decir bastante sano pasar tiempo solos. Es una manera de pensar en uno mismo y reflexionar sobre todo lo que nos está sucediendo, conocernos mejor y meditar sobre temas como, qué es lo que realmente queremos, te ayuda a recargar pilas e incluso muchas veces se tiende a ser más productivo, ya que no se tiene ninguna distracción.

Los extremos sabemos que nunca han sido buenos, por eso hay que intentar buscar un equilibrio entre la soledad y el exceso de compañía. De momento sabemos que estar rodeados es saludable por lo que llama a tu madre, padre, tíos, primos o amigos para cenar o tomar algo y disfruta de ellos. Organiza mínimo una vez al mes una reunión con todos ellos, para que no se olviden de que les quieres y te preocupas por ellos.

A larga te lo agradecerán. Puede que si viven más años sea gracias a ti.

CONTINÚA LEYENDO