De superwoman a neurótica: ¿eres hiperfeccionista?

Está bien ser ambiciosa, pero, cuando tu ansia de perfección te deja bloqueada, sí, tienes un problema. Aunque no lo creas, esta lucha interminable por ser una superwoman puede acarrearte problemas laborales, traumatizar a tus hijos o impedirte actuar en cualquier ámbito de tu vida.

hiperfeccionista

Está bien ser ambiciosa, pero, cuando tu ansia de perfección te deja bloqueada, sí, tienes un problema. Aunque no lo creas, esta lucha interminable por ser una superwoman puede acarrearte problemas laborales, traumatizar a tus hijos o impedirte actuar en cualquier ámbito de tu vida.

Tras el síndrome del hiperfeccionismo se encierra una gran inseguridad y falta de autoestima. Los psicólogos también avisan que, detrás, hay “una pequeña niña tiránica que recibió el mensaje de sus padres de que para ser querida tenía que ser perfecta”.

A las mujeres que padecen hiperfeccionismo todo se convierte en una obligación. Su casa deberá ser de revista, los invitados las felicitarán por sus platos de gourmet, sus hijos serán un ejemplo de buena educación, serán las más creativas y eficaces en su trabajo… y todo esto mientras lucen eternamente jóvenes, delgadas y con un estilo exquisito.

 

 

 

 

Mide tu grado de perfeccionismo

*¿Tardas más de una hora al día en elegir la ropa que vas a llevar para, sobre todo, dar un efecto desenfadado?
* ¿Te sientes frecuentemente mala madre?
* ¿Crees en el refrán de, “si vas a hacer una cosa, hazla bien”?
* ¿Te mueves por la mentalidad de todo o nada?
* ¿No puedes desconectar de tu trabajo?
* ¿Tienes miedo a fracasar?
* ¿Quieres controlarlo todo?
Si la respuesta es afirmativa a estas preguntas, podrías convertirte en una neurótica. De manera controlada el perfeccionismo es bueno y puede ayudarte a mejorar en tu vida personal y laboral, pero, cuando ya es una obsesión, podría jugar en tu contra: las personas hiperfeccionistas suelen tener problemas de productividad, ya que pierden el tiempo en los detalles irrelevantes y dejarán las cosas sin terminar.

Cómo superarlo

Nos quedamos con una frase de la psicóloga y profesora de Harvard Alice D. Domar en su libro “Nadie es perfecto”: “mírate a ti misma como miras a tus seres queridos”. En vez de torturarte con tus defectos, fíjate en tus virtudes. Y además:
* Cuando planifiques las cosas sé realista.
* Nunca te compares con nadie.
* Si lo necesitas, pide ayuda.
* Lo pasado, pasado está. No te atormentes.

Etiquetas: adelgazar

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS