Vídeo de la semana

¿Dependencia emocional? Estos son los consejos que necesitas para superarla

¿Crees que sufres este problema? Es más difícil de identificar de lo que piensas, pero aquí van algunos tips para superarla:

dependencia
iStock

¿Sientes que tu bienestar o tu felicidad depende de otras personas? ¿Te importa mucho -o demasiado- lo que los demás hagan, digan o piensen de ti? ¿No te gusta estar sola? Es posible que sufras eso que se conoce como dependencia emocional.

La dependencia emocional -o esa necesidad constante de afecto y atención por parte de los demás- suele estar alimentada por una falta de autoestima y por inseguridades personales que dan pie al miedo y la desconfianza. Es por esto por lo que se intenta buscar seguridad y control fuera de uno mismo. Y es un problema más común de lo que crees

Otro ejemplo de lo que significa ser dependiente emocional se manifiesta si eres demasiado complaciente con los demás. Aunque pase más desapercibido, si buscas siempre complacer a todo el mundo -por delante de tus deseos- es probable que inconscientemente estés intentando sentirte aceptada por un miedo al rechazo. ¿Te identificas con estos gestos? ¿Crees que sufres dependencia emocional? Aquí van algunos tips para superarla:

Reconoce la dependencia: Es el primer paso. Si no entiendes que hay un problema, no podrás solucionarlo nunca. A veces lo más fácil es culpar a los demás de lo que ocurre, pero es mejor que empieces a examinar tu forma de ser y que reflexiones sobre tus relaciones de pareja, familiares o de amistad. Una labor introspectiva previa te facilitará mucho las cosas.

Céntrate en ti: Esto no quiere decir que seas más egoísta o que dejes de lado a los demás, sino que entiendas que lo realmente importante es lo que tú piensas sobre ti, y no las opiniones de los demás. La opinión más importante es la que tienes sobre ti misma, y nadie debería influenciarla bajo ningún concepto.

dependencia emocional
iStock

Deja atrás el pasado: Olvida el pasado y no dejes que conductas negativas, recuerdos dolorosos o malas relaciones afecten a las nuevas que formes. Sobre todo en el terreno sentimental. Si lo haces estarás añadiendo una enorme y pesada carga a tu pareja y estarás condenada a repetir los mismos errores. ¡Vive el presente!

Aprende a estar sola…: No necesitas la aprobación de nadie: la persona con la que más tiempo vas a pasar toda tu vida eres tú, por lo que deberías cuidar esa relación primero. Mímate y quiérete. 

Pero relaciónate con otras personas: Puede suceder que, aún siendo emocionalmente dependiente, tengas un vida social pobre o te sientas aislada en una relación, algo que acentúa el problema. No tengas miedo a conocer a gente nueva de manera amigable, tener una vida social activa puede hacer que disfrutes de relaciones mucho más sanas y de que no dependas tanto de una sola persona.

Acude a un profesional: No tengas miedo a ponerte en manos de un profesional. ¡Su única misión es ayudarte! Un psicólogo puede ayudarte a adquirir herramientas para mejorar tu autoestima, tus habilidades interpersonales y, por tanto, tu bienestar. Deja a lado los prejuicios y si lo necesitas, acude a un profesional. Puede que esta decisión cambie tu vida para siempre, piénsalo.

Continúa leyendo