Vídeo de la semana

¿Por qué el frío nos deprime? Hablemos de la cuesta de enero anímica y cómo aprender a gtrabajar la gratitud

Se llama cuesta de enero y el principal afectado es nuestro bolsillo, sin embargo, después de Navidad, es posible que el único alicaído no sea nuestro monedero: el bajón post navideño es bastante frecuente.

depre post navidad
Imaxtree

Se llama cuesta de enero y el principal afectado es nuestro bolsillo, sin embargo, después de Navidad, es posible que el único alicaído no sea nuestro monedero: el bajón post navideño es bastante frecuente.

Los motivos por los que nos podemos sentir deprimidos después de las fiestas navideñas son varios, pero los más frecuentes son la vuelta a la rutina y a las obligaciones (sobre todo cuando se ha disfrutado de unos cuantos días de vacaciones), y la separación de familiares y amigos. La Navidad es el momento del año en que mucha gente que vive fuera, distanciada y lejos, aprovecha para reunirse y pasar tiempo juntos, volver después a la lejanía no es fácil y se hace duro.

Los kilos de más, los problemas económicos y hacer un balance negativo de lo que se ha conseguido y lo que no durante el año que dejamos atrás, son otros de los desencadenantes de la depresión post Navidad. Como en prácticamente todo, está en nuestra mano darle la vuelta a la situación y animarnos.

Establecer nuevas metas, pasar los objetivos que no hemos logrado a nuestra lista de tareas pendientes para este año, buscar cosas que nos motiven, pensar en los buenos momentos que hemos pasado con la gente a la que ahora echamos de menos y buscar opciones para poder vernos antes de la próxima Navidad, si es posible, hacer ejercicio… superar el bajón navideño es fácil y es una cuestión de actitud.

¿Quieres saber qué hacer para superar la depre post Navidad? Existen ciertosconsejos para superar la depresión post Navidadpero además tienes que tener en cuenta que el frío también nos afecta.

¿Por qué el frío nos deprime?

“El Trastorno Afectivo Estacional (TAE), también conocido como depresión estacional. Es un fenómeno que se intensifica en los meses de otoño e invierno y que presenta unos síntomas similares a los de la depresión, con cambios a periodos de eutimia en primavera o verano”, explica Andrea Trujillo, psicóloga de Blua de Sanitas. “Esto se suele traducir en tristeza, astenia, irritabilidad y, en ocasiones, en una mayor
necesidad de consumir hidratos de carbono, como por ejemplo dulces”, explica.
La etiología de este trastorno no está clara. Actualmente se considera que su origen es multifactorial. Uno de los que se postula como más plausible es la falta de vitamina D, propiciada por el sol (el 80-90% de esta vitamina se obtiene gracias a la exposición solar) e involucrada en la síntesis de la dopamina y la serotonina en el cerebro. Pero, como todo aquello que implica salud debemos tener en cuenta la alimentación porque el 10-20% restante se adquiere de la dieta.
Según señala la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), en España, no alcanzamos los niveles óptimos de vitamina D. Y he aquí los datos que, pese a ser uno de los países con más sol: el 80% de los individuos mayores de 65 años en España no cuenta con la cantidad adecuada de vitamina D en su cuerpo. Andrea Trujillo, psicóloga de Blua de Sanitas recomienda realizar ejercicio físico al aire libre y a la luz del día de forma regular. Por un lado, porque el deporte contribuye a aliviar el estrés y al bienestar tanto mental como físico y, por otro, porque la luz solar aporta los niveles de vitamina D que pueden ayudar a reducir la manifestación de los síntomas asociados al TAE. Asimismo, es imprescindible combinar el ejercicio físico con una dieta equilibrada que aporte las vitaminas necesarias.
Además, los expertos aconsejan cuidar las rutinas de sueño y descansar entre 6 y 8 horas al día. tratar de establecer rutinas y no alterar nuestros horarios. Hemos de buscar, al igual que hacemos con los más pequeños, de halar un equilibrio regular entre nuestro ocio, nuestra actividad laboral y nuestra rutina de descanso. 

LOS 5 TIPS DE THE HOLISTIC CONCEPT PARA ‘SACARLE MÚSCULO’ AL AGRADECIMIENTO

Aprender a trabajar la gratitud
Imaxtree

La plataforma audiovisual en español especializada en gestión del estrés te proporciona los trucos de experta para entrenar el agradecimiento y sacarle todo el partido (emocional y físico). Carla Sánchez, cofundadora de la plataforma The holistic concept (theholisticconcept.app), experta en bienestar y gestión del estrés, nos da las claves para no sucumbir a la “dictadura de la felicidad”, encontrar el más que saludable balance entre agradecer y quejarse… y entrenar la gratitud desde una perspectiva realista y auténticamente reparadora y más en estos meses en los que la proximidad de la Navidad y la apatía del frío nos hacen más mella que nunca. 

Con estos consejos y trucos te ayudarán a potenciar tu bienestar:

1. ACEPTA LO QUE HAY Y DEJA FLUIR TUS SENTIMIENTOS. Si este año te ha decepcionado profundamente, no estás sol@. Quizá has perdido a un ser querido, el trabajo o la cercanía física a personas que te importan. O puede que hayas cancelado más de un plan, un viaje ¡o incluso tu boda! Está bien sentirte mal, triste, y enfadad@ por ello: eres de carne y hueso. De nada sirve tener una sonrisa todo el día, reprimir o forzar sentirnos bien si no damos espacio a nuestras emociones tal cual son. No te juzgues, sé paciente contigo mism@ y dale tiempo al tiempo para que todo se recoloque, que lo hará.

2. CAMBIA EL FOCO Y APRENDE A MIRAR. ¿Y si en lugar de centrarte en lo que va mal, empiezas a prestar más atención a lo que sí va bien? Las cosas negativas son como un imán para la mente. Practicando la gratitud se cambia poco a poco esta tendencia y se crea un puente entre la realidad y ser más felices en ella tal y como es. ¿Has probado alguna vez a dar las gracias por disfrutar de una simple cama calentita y un techo? ¿Por tener la nevera llena? ¿Por poder llamar a un amigo cuando te apetece por ver el sol cada mañana? Centrarte en las pequeñas cosas hará que aprendas a convivir mejor con la decepción y a apreciar la belleza diaria sin adornos.

3. AGRADECE CADA COMIDA. Aunque es un gesto en apariencia religioso, va mucho más allá de cualquier fe. Tomarte 1 minuto para agradecer los alimentos que va a recibir tu cuerpo te ayudará a darte cuenta de que la comida es un lujo que no podemos dar por hecho: que muchos no tienen acceso a él y que otros muchos han hecho posible que ahora esté en tu plato. ¡También te puedes dar las gracias a ti mismo por haberla cocinado!

4. CUIDA TU LENGUAJE. Afirma, dale peso a verbos como dar, recibir o a palabras como bendición, SÍ, fortuna, generosidad, amor y abundancia. Las palabras son muy importantes y nos ayudan a sentir. Seleccionando ciertos términos tus sentimientos pueden, poco a poco, evolucionar. Te ayudarán a cambiar el chip mental y a enfocarte más en lo positivo.

5. GRATITUD NAVIDEÑA A TOPE: Si estás en modo queja, métete primero en un cuarto y desahógate. No lo hagas durante las cenas y comidas en familia: varios estudios señalan que expresar gratitud fortalece las relaciones…Y, por supuesto, mejora el ambiente. Haz una lista de las personas a las que más quieres y elige al menos 2 cosas por las que les darías las gracias. Después toca llamarlas por teléfono y compartirlo con ellas. ¡Descubrirás que te hace sentir muy bien y les harás sentir bien!

Continúa leyendo