El 'breezing' o el arte de amar sin agobiarse (en exceso)

Los encuentros amorosos, y las relaciones como consecuencia, suelen generar estrés. ¿Pero por qué tanto drama? Respira hondo y a disfrutar.

Instagram: @bridgetjonesbaby

Que si no me quiere, que si me abandona, que si le gusto realmente… STOP. Estos pensamientos tóxicos que tendemos a repetir hasta la saciedad (y que nos dejan con un buen dolor de cabeza) perjudican de forma directa nuestra confianza y bienestar sola y en pareja. ¿Por qué no restar… drama? Es precisamente lo que propone la técnica del breezing, cuyo sustantivo breeze significa brisa y verbo “entrar como si nada”, que remite a la idea de ligereza. Se trata de tomarse la situación con tranquilidad, de forma relajada y fácil, rozando los límites de la desenvoltura para sencillamente disfrutar más de la vida en pareja y de los encuentros amorosos.

¿La clave? No darle demasiado importancia, eso sí, sin llegar a ser desagradable o irrespetuosa, y procura ser uno mismo. La técnica se basa precisamente en la ausencia de cálculos (nada de esperar a que te envíe primero un mensaje) y no limitarse por razones ajenas. Si te apetece hacer el amor con este fichaje Tinder la primera noche, no te pongas pegas por el “qué pensarán”.  Ignora tu margen de error, criticas ajenas y solo ponte una regla: hacer lo que quieras sin saltarse el respeto de ti misma y de la otra persona. Vivir el momento y sobre todo escucharse a sí mismo se convertirán en tus mandamientos. ¿Sueñas con hacerle una declaración pero no te atreves porque lleváis poco tiempo? Fuera prejuicios, a por ello.

Instagram: @giuls_te

¿Cómo aplicarlo?

No te lo vamos a negar, la aplicación de esta técnica, pese a ser en principio perfecta, requiere tiempo y paciencia, pero también una buena dosis de confianza. Aun así, te lo aseguramos, puedes conseguirlos aplicando pasos básicos.

1-      Di las cosas con total sinceridad

No temas el efecto rebote. Si el chico que acabas de conocer reacciona especialmente mal a un sentimiento o verdad, la culpa no es tuya. Lo recordamos: siempre dentro de los límites del respeto, eres libre. Si le dejas las cosas claras te lo agradecerá. Evita a ser posible las metáforas, o las indirectas que lamentablemente no siempre se perciben. Espontaneidad y sinceridad ante todo.

2-      No creas situaciones de tensión innecesarias

La técnica del “Pienso esperar una semana antes contestarle” puede ser divertida hasta cierto punto. Generar deseo es posible de otra forma, y aunque siempre es bueno hacerse desear, la relación no avanzará más rápido si no das señales de vida durante días. Una vez más, ve a tu ritmo.

3-      No se acaba el mundo con un rechazo

Las rupturas inesperadas (algunas antes de que empiecen siquiera las relaciones) son una realidad que conviene tomarse con filosofía, antes que como dramas. Aunque este chico/a parecía perfecto/a para ti, su distanciamiento no hará más que confirmar que en realidad no encajabais. Aprende del pasado pero mira siempre hacia el futuro: tus relaciones pasadas no te pueden dejar estancada. No ignores tus sentimientos, déjalos fluir y hacer que te ayuden a avanzar

El breezing no solo te ayudará a vivir en paz. Se convertirá también en una valiosa ayuda para vivir en un clima de pareja estable y te ayudará en más de una ocasión a evitar una discusión inútil. Aplícalo ya y gana tranquilidad.

Sophie Fernández

Sophie Fernández

Soñadora compulsiva, romántica empedernida y eterna fan del rock de los 50. Ser periodista y un buen café (sin azúcar) son dos de las razones que me hacen saltar de la cama cada mañana. ¿Mí lema? Empodérate.

Continúa leyendo