El cerebro cambia (para bien) durante la menstruación

Irritable, desagradable, susceptible, histérica... no son pocos los prejuicios sobre las mujeres durante el periodo de la menstruación. Resulta en realidad que los efectos sobre nuestro cuerpo y mente serían más que satisfactorios durante ester periodo. Te explicamos más.

Menstruación cerebro
Unsplash

“¿Qué ocurre, estás con la regla?” No habrán sido pocas las veces que escuchaste (injustamente) esta frase. La menstruación, tabú absoluto de nuestra sociedad, da lugar a todo tipo de mitos, siendo la histeria o irritabilidad ligada a ella una de las más evidentes. Y también de las más antiguas, la regla lleva fascinando desde hace miles de años.

Aunque los trastornos consecuentes de este periodo existen (algunas mujeres notas más ansiedad o incluso excitación durante la ovulación), lo cierto es que el ciclo también puede tener efectos muy positivos. Tendemos a comunicarnos de forma más efectiva, a detectar con más facilidad si alguien tiene miedo y a ser más hábiles en cuanto a la conciencia espacial inmediatamente después de la regla. Entre el día 9 y 12, la imaginación, la percepción, la memoria y la habilidad social son potenciadas. A partir del día 14, tendemos a ser más tranquilas, menos preocupadas. Otro punto a favor: el aumento de los niveles de estrógenos estimula la liberación de endorfinas lo que favorece un aumento de energía y felicidad, además de una menor impulsividad. ¿Sabías también que una parte del cerebro se agranda durante el periodo? Se debe también a las hormonas, que afectan directamente las zonas del hipocampo, donde se concentra la memoria destinada a las relaciones sociales, y la amígdala, que dirige las emociones y consigue evitar las pequeñas torpezas sociales.

Cerebro regla
Istock

Numerosos estudios se realizaron en las últimas décadas para demostrar los efectos de la menstruación en el cerebro. La psicóloga Pauline Maki llevó a cabo en 2002 un análisis del impacto de los estrógenos. Las participantes fueron evaluadas dos veces: una semana antes de su regla, con los niveles bajo, y una semana después de la ovulación, en los niveles más altos. Los días en los que su nivel de hormonas era especialmente elevado, resultaron ser mucho menos hábiles a la hora de ubicarse en el espacio pero mucho más con las palabras. También el nivel de memoria implícita aumentaba significativamente.  Con un nivel muy bajo, la conciencia del espacio volvía. En general, su conciencia general y apertura de mente son superiores durante el periodo.

Un estudio llevado a cabo por la Universidad de Concordia (Canadá) en 2016 con 45 mujeres demostró a su vez que en periodo de ovulación, las mujeres conseguían mejores resultados en la evaluación de la memoria auditiva, pero en periodo premenstrual, se adaptan mejor al espacio.

¿Sabías que el dolor ligado a la menstruación también tenía un impacto? Puede llegar a interferir directamente en el funcionamiento cerebral ya que provocan un cambio en el volumen de materia gris, tal y como lo demostró un estudio publicado en la revista Pain. Que no te engañen, la menstruación no es ninguna plaga.

CONTINÚA LEYENDO