El club de las mamás insumisas

Desengáñate: no eres una mala madre. Ser una progenitora imperfecta es lo más normal del mundo. Los testimonios de mamás sin mala conciencia dan fe de ello. Unidas vencerán.

madres imperfectas

Desengáñate: no eres una mala madre. Ser una progenitora imperfecta es lo más normal del mundo. Los testimonios de mamás sin mala conciencia dan fe de ello. Unidas vencerán.

La primera, en la frente: «La idea de la madre perfecta es un retroceso en la igualdad de sexos. Las mujeres pagan mucho más caro que los hombres la procreación. La responsabilidad moral, material y cotidiana recae casi enteramente en ellas.» Lo dice la filósofa francesa Elisabeth Badinter, autora de «La mujer y la madre» (Esfera de Libros).

En otras palabras: la perfección es una batalla perdida. La madre mediocre es la nueva heroína. La proliferación de blogs de mamás desacomplejadas constata la siguiente fórmula: autocrítica + sentido del humor + consejos compartidos = única forma de hacer llevadero ese caos que es la maternidad.

No al sacrificio silencioso, no a la mujer-mártir. Bienvenidas a la (bendita) secta de las madres sin mala conciencia. Y no estamos solas. Te ofrecemos ocho perfiles de madres imperfectas. Y mira con quién las relacionamos.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS