El ministerio de Sanidad eliminará los anuncios de medicamentos de las influencers

Así se plantea Sanidad acabar con la recomendación de fármacos sin receta de las blogueras españolas.

Si eres usuaria activa de Instagram y sigues a algunas influencers de nuestro país, es más que probable que alguna vez hayas visto a María Pombo, a Ana Moya, a Marta Carriedo o a Paula Gonu, entre otras muchas, recomendando productos médicos y fármacos a diestro y siniestro. Esta moda empezó con algunas blogueras recomendando productos para el acné, pero ha derivado en los últimos meses en cosas aún más serias, como la recomendación de usar antibióticos sin receta para luchar contra los granitos o el uso de pastillas a deshoras.

Muchos usuarios llevan tiempo denunciando estas prácticas de las influencers, que al no tener ningún tipo de formación, pueden llevar a engaños o peor aún, pueden poner en riesgo la salud de los miles de usuarios que siguen sus consejos. Y es que un uso irresponsable de los antibióticos puede crear resistencias a ciertas bacterias… Uno de ellos ha sido Guillermo Martín, que a través de una cuenta de twitter (@farmaenfurecida) ha recopilado todos los posts y los vídeos que las influencers han publicado sobre medicamentos, para intentar poner fin a esta moda tan peligrosa.

Ahora, hemos sabido que la batalla entre farmacéuticos y médicos contra influencers ha llegado a oídos del Consejo General de Colegios de Farmacéuticos (CGCF) y por extensión, al mismísimo Ministerio de Sanidad. Y este último ha decidido cortar por lo sano: junto a Google, el organismo ha comenzado a intervenir para eliminar todos esos contenidos dañinos de la red. Intuimos entonces, que a partir de ahora Instagram y Youtube bloquearán la publicidad de medicamentos con receta (algo que está prohibido) de forma automática y que borrará los posts y vídeos de las influencers al respecto, como ya hizo con las fotos relacionadas con los productos de adelgazamiento, algo que todo hay que decirlo, nos parece muy bien.

Los errores de las influencers

Marta Carriedo fue una de las blogueras más criticadas cuando reveló que había utilizado Mupirocina para tratar una pequeña infección que tuvo en la oreja. La propia influencer se negaba a dejar de recomendar este producto ante las críticas, a pesar de que la Mupirocina solo se administra con receta y solo debe usarse para tratar infecciones superficiales de la piel como el impétigo, la foliculitis o la forunculosis.

María Pombo y Paula Gonu hicieron lo mismo al recomendar las toallitas Eridosis, unas toallitas impregnadas en un antibiótico, Eritromicina, indicadas exclusivamente para casos de acné. En su caso, ambas influencers animaban a sus seguidoras a utilizarlas para secar granitos puntuales y a usarlas como toallitas limpiadoras.

Ana Moya también causó polémica al recomendar a sus seguidores que tomaran Frenadol solo por la noche, por ser más fuerte que el ansiolítico Orfidal, y Carla Barber fue criticada por recomendar Dercutane para lograr una piel luminosa y joven, cuando el fármaco es un tratamiento qu debe administrarse bajo supervisión médica indicado para luchar contra el acné. 

Y a ti, ¿qué te parece la medida del Ministerio de Sanidad? A nosotras nos parece de lo más necesaria...

Continúa leyendo