El sexo tiene muchos beneficios beauty (y lo dice la ciencia)

En nuestro afán por conseguir una piel luminosa, tersa, radiante... hemos descubierto que hay una práctica (y no es una limpieza de cara) que tienes resultados sorprendentes. Tanto, que hemos prescindido del highlighter.

sexo
ImaxTree

Sin duda, la clave para una piel bonita y sin imperfecciones reside en una buena rutina de cuidados, pero también en una alimentación completa y saludable. Ya sabes lo que dicen, cuidarte por dentro para ver los resultados por fuera. Pero... ¿y si te decimos que hay una tercera pieza en este engranaje que te ayudará a que tu piel esté radiante? Sí, no estamos exagerando. El sexo (satisfactorio) juega un papel determinante en tu beauty routine. Según un estudio realizado por el doctor David Weeks, mantener relaciones sexuales dos ó tres veces por semana puede hacer que tengas un aspecto más joven. Sí, la clave de la belleza (además de alguna que otra crema hidratante) está en una vida sexual activa. Activísima dirían algunos

Y es que, este brillo que emitimos después de mantener relaciones sexuales no es imaginación nuestra, es real. Es una luz provocada por una mayor circulación sanguínea (debido al esfuerzo entre las sábanas). Además, el ejercicio físico que supone el acto hace que liberemos toxinas a través de la transpiración. ¿Son todo pros? La verdad es que sí. También liberamos oxitocinas y endorfinas, las hormonas del bienestar, por lo que estaremos más felices, más relajados y no habrá nada que nos perturbe. N-A-D-A. 

¿Crees que no puede haber más beneficios? Pues bien, los hay. El sexo reduce los niveles de cortisol, lo que disminuye la inflamación de tu cuerpo y hace que tengas una piel uniforme y tersa. Por lo que... no es por nada. Acabamos de descubrirte LA CLAVE para una piel de diez.

He aquí todos los beneficios que puede tener una noche loca. Allá vamos. Son más de los que imaginas. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Te sientes más feliz

giphy

Cuando tienes relaciones sexuales satisfactorias y plenas, tu cerebro produce serotonina, la hormona de la felicidad y del bienestar. Y la felicidad, lo creas o no, tiene un impacto directo en la piel. Y en el aura que te rodea. Lo hemos vivido de primera mano. 

 

 

 

Brillarás sin highlighter

¿Alguna vez habéis notado que al día siguiente de mantener relaciones vuestra piel tiene un brillo especial? Esto tiene una justificación. Durante el orgasmo liberamos endorfinas, lo que provoca más oxigenación en el sistema circulatorio. Además, liberamos estrógeno lo que fomenta la luminosidad de la piel. No hará falta tapar ninguna imperfección, porque tu piel experimentará una época dorada. 

 

 

 

 

Estimula la producción de colágeno

Olvídate de cremas, sérums, ampollas... lo que necesitas para producir colágeno de manera natural es mantener relaciones. Notarás tu piel más tersa y menos flácida. Si necesitas una ayudita extra... siempre puedes recurrir a las ampollas de ácido hialurónico

Brillo natural a tu pelo

giphy

La liberación de endorfinas hace que tu pelo adquiera un brillo especial. No necesitarás ni mascarilla ni sérum... Palabrita. Pelazo en muy poco. 

 

 

Cuenta como ejercicio físico

¿Quién quiere ir al gym cuando hay otros entretenimientos en los que invertir esa hora libre que tienes al día? Con 30 minutos de sexo puedes quemar hasta 100 calorías.

 

 

Fortalece tu sistema inmune

Según un estudio llevado a cabo en Estados Unidos en la Universidad de Wilkes-Barre, el sexo refuerza tu sistema inmunológico, por lo que la solución a los resfriados de invierno es una buena vida sexual. ¿Te hemos descubierto el santo grial? Las personas que mantienen al menos, dos encuentros sexuales a la semana, tienen un mayor porcentaje de anticuerpos, alrededor de un 30% más. 

 

 

Dormirás mejor

giphy

Y por último, pero no menos importante, las personas que mantienen relaciones sexuales liberan oxitocina, un químico que regula el nivel de estrés en el cuerpo y que te ayuda a relajarte. La próxima vez que no puedas dormir ya sabes... la solución está al alcance de tu mano. 

 

 

CONTINÚA LEYENDO