¿Eres nocturna o diurna?

A quien madruga…. la genética ayuda. Hay dos tipos de personas: las nocturnas y las diurnas, pero ¿tienen más ventajas unas que otras?

nocturna diurna

A quien madruga… la genética ayuda. Hay dos tipos de personas: las nocturnas y las diurnas, pero ¿tienen más ventajas unas que otras?

 

Hay gente que se levanta muy temprano y es muy activa durante la mañana y las primeras horas de la tarde, pero, después, pierde energía. Sin embargo, hay personas para las que madrugar es un verdadero tormento y su nivel de actividad es mucho mayor por la tarde y por la noche. Madrugadores VS trasnochadores, el eterno debate. También debemos tener en cuenta que la mayoría de las personas se encuentran en un término medio: se levantan cuando se hace de día y les da sueño cuando se hace de noche, ni se levantan casi antes de que amanezca, ni se acuestan a altas horas de la madrugada.

 

Ser diurno o nocturno está marcado por nuestra genética: cada uno tenemos un reloj interno, denominado ritmo circadiano, que nos hace estar “programados” para aguantar más por la noche o para madrugar más sin esfuerzo por la mañana. Si tenemos en cuenta los ritmos vitales del día a día y los resultados de algunas investigaciones, parece que ser madrugador es más beneficioso y tiene más ventajas. Por ejemplo, muchos de los trabajos requieren entrar temprano, sobre todo en las grandes ciudades, donde las distancias para llegar de un sitio a otro hacen que tengamos que salir con más tiempo de casa, por lo que no tener problemas para sobrevivir a los madrugones es una suerte.

 

Además, la gente madrugadora disfruta de más horas de luz natural y ésta aporta vitamina D a nuestro organismo, muy beneficiosa para la salud. Otro dato importante es que las personas trasnochadoras suelen tener falta de sueño: se acuestan tarde, pero tampoco pueden levantarse a las tantas para dormir las horas recomendadas por los expertos, tienen sueño durante el día, pero están más activos a última hora, por eso aprovechan para hacer más cosas durante la noche y vuelven a acostarse tarde… la pescadilla que se muerde la cola.

 

Cada uno debe actuar según sus necesidades, pero todos podemos adaptar y modificar nuestros hábitos para hacerlos más saludables. Seas nocturna o diurna, organízate para sacar partido a tus ritmos vitales. ¿Quieres saber qué ventajas tiene ser diurna? No te pierdas nuestra galería: Las ventajas de ser madrugadora.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS