¿Es lo mismo estrés, ansiedad o depresión?

Se les conoce como las enfermedades del siglo XXI y pueden reducir la calidad de vida de quien las padece: la ansiedad y la depresión suponen el 80% de las consultas por enfermedades de salud mental en atención primaria.

¿Es lo mismo estrés, ansiedad o depresión?

La Organización Mundial de la Salud estas enfermedades y patologías suponen un 12% del total de las enfermedades, también añade que entre el 35-50% de las personas que padecen alguno de estos trastornos no han sido diagnosticados y/o no tratados, avanza diciendo que será en 10 años la segunda causa de discapacidad detrás de la enfermedad cardiovascular (año 2020).

Todas ellas son muy difíciles de separar ya que pueden seguirse unas a otras, tal y como refleja el Netherlands Mental Health Survey and Incidence Study (NEMESIS) en el que el 92% de los encuestados había experimentado cuadros de depresión en la misma proporción que de ansiedad. 

Según los expertos el estrés no es tan malo: es nuestro instinto de supervivencia el que nos hace estar alerta ante un peligro y reaccionar; lo malo es cuando se mantiene en el tiempo, y llegan las complicaciones, la ansiedad es una preocupación soportada en mucho tiempo (más de 6 meses).

Muchas veces las tres pueden ir seguidas

¿Qué síntomas tengo si sufro estrés?

¿Qué síntomas tengo si sufro estrés?

Puede aparecer ante un pensamiento o situación en el que nos sentiremos ansiosos, frustrados o furiosos, algunos síntomas pueden ser :
* incapacidad de conciliar el sueño o pesadillas, respiración agitada, ritmo cardiaco acelerado no regular, sudor excesivo ante la misma agitación e incluso mareos, pueden aparecer fobias, dolor de cabeza o dolor abdominal, trastornos psicológicos…
* los 3 condicionan nuestra visión frente a la vida, modifican nuestra confianza, alegría e ilusión ya que atacan a la parte prefrontal del cerebro y es aquí donde generamos los pensamientos más avanzados sobre la vida, también está muy ligada esta zona con nuestro sistema límbico o también llamado “cerebro emocional”.

La depresión

En general la depresión nos hace sentirnos tristes y con ganas de llorar en cualquier momento. Hay dos tipos de depresión:
Depresión Exógena, se da en casos habituales y generalmente traumáticas como la pérdida de un trabajo o un ser querido que nos hace tocar fondo viéndolo todo gris.
Depresión Endógena, es la que no sabemos explicar el motivo de sentirnos mal o sentirnos tristes.

¿Qué síntomas tengo si sufro depresión?

estrés

* Apatía, falta de placer en general por las cosas cotidianas como estar con la familia, el sexo, comida o actividades que antes “nos daban vidilla”. 
* Baja autoestima, pesimismo, desesperanza, sentimientos de culpabilidad o inutilidad.
* Fluctuaciones con el peso, o nos da por comer o justo lo contrario. 
* Falta de atención, concentración, parece que no se está en el sitio y si se está es con la mente como ausente, indeciso. 
* Estamos a la que salta como se suele decir, irritables, nerviosos e inquietos sin motivo, parece que todo nos molesta e incluso nos cuesta dormir pensando en cosas negativas como si fuese el fin de todo y/o sin salida.

¿Qué síntomas tengo si sufro ansiedad?

Es una respuesta a un estímulo o varios que pueden ocurrir dentro de la persona o fuera, pueden ser sentimientos o acontecimientos pero, como hemos dicho, ha pasado un periodo de tiempo como de unos 6 meses en esa situación.  Se estima que más del 20% de la población padece en ocasiones ansiedad sin ni si quiera saberlo o pensarlo. Podemos tener hiperactividad, sensación de falta de aire, parece que las cosas se nos escapan de las manos y no somos capaces de controlarlas ni pensar en soluciones posibles, temblor de las extremidades o rigidez muscular, debilidad, obsesión, falta de comunicación o problemas para hacerlo como antes con las personas, nauseas, insomnio. 

¿Qué puedo hacer si siento alguna de estas 3 situaciones?

Lo primero que debemos pensar en recurrir a pensamientos positivos siempre, si hay algo que te inquieta, una buena idea es tener algún momento en el que fueses feliz, usa las fotografías mentales de lugares, personas, en general todo lo que te saque una sonrisa o un bonito recuerdo. 

Sal de paseo, caminar además de ser muy sano nos evade, practica algo de actividad física y si es en compañía mejor, así hablar y compartes tu preocupación. 

Come de forma saludable, piensa en alimentos vivos como frutas y verduras para sentirte igualmente vivo, una alimentación equilibrada ya debe de fomentar el quererte de forma especial ¿no crees?

Hay principios activos sorprendentes como el  Azafrán (si es estandarizado más garantías tendremos de su calidad): un estudio en la Universidad de Teherán demostró que en depresiones leves funcionaba genial  con excelentes resultados. 

Extracto de péptidos Marinos: sí, ya sabemos que el pescado es bueno, pero un estudio con este péptido demostraba que tras la ingesta se reducían las hormonas del estrés, se comparó con ansiolíticos y donde estos reducían la ansiedad un 54%, el extracto de péptidos marinos lo hacían entre un 60-70% .

Ahora os dejo un proverbio árabe que me encanta y dice así: Si tiene solución, ¿por qué te preocupas? Y si no la tiene ¿por qué te preocupas?

Si tiene solución, ¿por qué te preocupas? Y si no la tiene ¿por qué te preocupas?

Susana Castañeda Naturópata,
Experta en Autocuidado, RRPP Naturlíder 
www.naturlideronline.es

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS