Hablar de nosotros mismos: un placer casi igual al sexo

Actualizar constantemente el estado en las redes sociales, no dejar nada a la imaginación en cuanto a lo que publicamos en nuestro perfil de Facebook… ¿exhibicionismo?

egocentrismo

Actualizar constantemente el estado en las redes sociales, no dejar nada a la imaginación en cuanto a lo que publicamos en nuestro perfil de Facebook o subir fotos de nuestra vida cotidiana… ¿exhibicionismo? Un reciente estudio afirma que se debe a que el ser humano disfruta hablando de sí mismo.

 

Comer, recibir dinero o practicar sexo provocan las mismas sensaciones de placer que contar cosas sobre nosotros mismos, esto es lo que afirma un grupo de psicólogos del Laboratorio de Neurociencia Social, Afectiva y Cognitiva de la Universidad de Harvard. Sin embargo, matizan que dejarse llevar por las bajas pasiones sigue siendo considerado algo más satisfactorio que la oratoria autobiográfica, pero por poco.

 

¿Te sorprenden estas afirmaciones? Pues si analizamos el rotundo éxito de las redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram, Pinterest, etc, no deberíamos asombrarnos. En este mismo estudio hacen referencia a que buena parte de las actualizaciones en redes se basan en informaciones personales.

 

Todos hemos pensado alguna vez eso de “¿y a mí qué me importa?” cuando hemos visto las fotos, el estado o los comentarios de algunos de nuestros amigos en redes sociales. Quizá nos ayude a entender ese ciber egocentrismo que, según los investigadores y tras escanear el cerebro de los participantes del estudio, las regiones del mismo relacionadas con la satisfacción se activaban cuando hablaban de ellos mismos. Sin embargo, mostraban menos actividad al hablar de otros.

 

¿Una tendencia nueva?

Pensar que el gusto por regodearse en las opiniones, anécdotas y vivencias propias es algo nuevo es un error, ya que los mismos investigadores aseguran que desde pequeños, entre el 30 y el 40% del discurso de un niño consiste en opiniones subjetivas.

 

Por tanto, teniendo en cuenta estos datos, las redes sociales serían herramientas que reafirman y potencian ese “yo he venido aquí a hablar de mi libro” que en su día popularizó el escritor Francisco Umbral y que, al parecer, todos llevamos dentro.

 

Sin embargo, todo tiene unos límites. ¿Crees que estás enganchado a las redes sociales? Descúbrelo en nuestra galería.

 

 

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS