¿Las chicas ya no quieren ser princesas?

Ni besos que despiertan del letargo, ni zapatos que ayudan a encontrar a ese hombre que viene a nuestro rescate. De dama sumisa a heroína combativa, el papel de las mujeres cambia.

Disney

Ni besos que despiertan del letargo, ni zapatos que ayudan a encontrar a ese hombre que viene a nuestro rescate. De dama sumisa a heroína combativa, el papel de las mujeres cambia.

 

El cuento de hadas está variando y, al parecer, la imagen de mujer que necesita un “príncipe” para cambiar su sino aburre. La industria de Hollywood apuesta por heroínas combativas y princesas guerreras.

 

Blancanieves y la leyenda del cazador”, esta revisión del cuento clásico, está arrasando en taquilla, y no es el único ejemplo. En agosto llega “Brave” que relata la lucha de una princesa rebelde que no acepta el sistema impuesto en el que vive y la polifacética Angelina Jolie se encuentra inmersa en el rodaje de una peculiar versión del clásico “La bella durmiente”. ¿Quiere decir esto que el mito de las princesas está de capa caída? Sí y no.

 

Es cierto que el papel activo de la mujer, la reivindicación de sus derechos y valores y el feminismo están hoy muy presentes. La idea de la complaciente esposa que debe esperar en casa a su hombre y atender todos sus deseos es, cuanto menos, anticuada, pero ¿qué pasa con las más pequeñas?

 

Niñas princesas

La influencia de las películas de Disney entre los niños es abrumadora. Los vestidos de princesas y de hadas son frecuentes en los armarios de las más pequeñas, pero ¿sólo afecta a su vestuario?

 

Son muchas las voces de expertos y psicólogos que han criticado el mito de las princesas Disney por los valores que transmiten: la importancia de una mujer depende de su imagen, siempre agraciada, por supuesto, y lo lejos que llegue en la vida dependerá de ese príncipe al que lleva esperando toda su vida y que será el que resuelva todos sus problemas. Ni ambiciones personales, ni éxitos propios, ni independencia. Visto así, lo que pueden aprender los más pequeños de sus admiradas princesas no es muy alentador.

 

Es cierto que los clásicos de Disney siempre se basan en novelas muy antiguas, por lo que no se puede pretender que la mentalidad sea muy avanzada. También es verdad que se trata, simplemente, de cuentos y, quizá, ahí esté la clave: hacer ver a los pequeños que solo se trata de dibujos y que, en la vida real, las cosas no son, o al menos no deberían, ser así.

 

¿Quieres repasar con nosotras algunas de las protagonistas de Disney más populares y los valores que transmiten? Visita nuestra galería.

 

 

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS