Las parejas acaban pareciéndose a nivel celular

A base de compartir fluidos y bacterias, las personas que comparten su vida acaban teniendo sistemas inmunológicos "mellizos".

Yoko Ono y John Lennon

“Dos que duermen en el mismo colchón, se vuelven de la misma condición”, dice la sabiduría popular. Pues bien, la ciencia lo corrobora. No solo acabamos teniendo las mismas muletillas que nuestras parejas, muchas opiniones, manías y aficiones en común, sino también muchas cosas en común fisicamente.

Según un estudio publicado en la revista científica Nature Immunology, vivir y compartir fluidos con una persona cambia vuestros sistemas inmunológicos. Los factores externos, donde vivamos, lo que comemos, las enfermedades padecidas, definen nuestro sistema inmunológico que es una especie de retrato de la vida que hemos llevado. Si una pareja de larga duración con la que se convive es parte de esa vida, este factor es definitivo.

En el estudio, investigadores de la Universidad Católica de Lovaina La Vieja (Bélgica) examinaban el sistema inmunológico de más de 700 personas mediante análisis. Se hizo un seguimiento de esas personas a lo largo de seis meses. Entre este grupo, había 70 parejas y el estudio concluyó que sus sistemas inmunológicos tenían un 50% menos de variación que el sistema de dos personas escogidas al azar.

Conclusión: además de fijarte en el físico, los gustos y las habilidades sociales de tus futuras parejas, ahora también conviene fijarse en cómo anda de defensas. 

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS