Hormonas femeninas: ¿cómo controlar la tristeza y la alegría?

Alegría, tristeza, dolor, culpabilidad, miedo…las causas de nuestras lágrimas pueden ser muy diversas. Entendemos cómo funciona nuestro organismo y, en consecuencia, nuestras emociones.

Hormonas que nos hacen llorar a ls mujeres
Imaxtree

Alegría, tristeza, dolor, culpabilidad, miedo… las causas de nuestras lágrimas pueden ser muy diversas y, en ellas, influyen numerosos factores, como las circunstancias, todo lo que nos rodea, el momento emocional por el que estemos atravesando y, además, el sexo al que pertenezcamos.

Las mujeres lloramos, en líneas generales, más que los hombres. Esto es una realidad que, muchas veces, se ha utilizado como algo peyorativo en contra del sexo femenino, sin embargo, en gran medida, la responsable es una hormona: la prolactina.

Esta hormona estimula en la mujer la producción de leche en las glándulas mamarias, por lo que tiene unas tasas más elevadas durante el embarazo. La prolactina también está presente en el hombre. Sin embargo, el cuerpo femenino segrega más prolactina que el masculino, incluso cuando no hay embarazo de por medio.

¿Y por qué lloramos? Porque cuando esta hormona está activa en los centros que controlan las emociones, hay una mayor sensibilidad y una tendencia a llorar más acusada.

Tener la prolactina muy elevada, no solo nos hará ser un mar de lágrimas, puede ser síntoma de problemas de salud, como tener quistes en los ovarios o, también, puede desencadenar patologías como exceso de bello, ausencia de menstruaciones y pérdida del deseo sexual, por lo que es conveniente acudir al médico si detectamos algunas de estas señales.

Potencia las hormonas de la felicidad

El Dr. Ventura Anciones, jefe de Neurología del Hospital Universitario Sanitas La Zarzuela y la Dra. Cristina Fernández, jefa de Neurología del Hospital Universitario Sanitas La Moraleja, analizan las hormnas que conforman parte de la felicidada y que, para tu sorpresa, además son las responsables del enamoramiento. Auutoras de reacciones como el cosquilleo de nervios, la felicidad desbordante, las palpitaciones o incluso la admiración. "El impulso del amor se encuentra en la química del organismo humano y en el conjunto de hormonas que conectan todo el cuerpo. Después, son estas las encargadas de mandar las señales al cerebro, quien es el interpretador último y el encargado de que notemos que el corazón se nos acelera o sintamos mariposas en el estómago", ha explicado el Dr. Ventura Anciones.

1. Dopamina. "La dopamina es un neurotransmisor considerado como el centro del placer. Es la encargada de regular la motivación y el deseo y hace que las personas repitan conductas que les proporcionan beneficios o placer, siendo muy clave también para el aprendizaje. Además, está relacionada con la libido". 

2. Endorfinas. "Las endorfinas son las responsables últimas de placer. Se segregan como respuesta al deporte, a las caricias o al sexo. Esta hormona produce una sensación de bienestar general y ayuda a controlar el comportamiento. Sin embargo, llevan implícito un aspecto peligroso, y es que, las endorfinas, junto con las apomorfinas, son las hormonas que inducen a la adicción. Esto podría explicar por qué muchas figuras literarias o líricas han comparado el amor con una droga".

3. Testosterona. "La testosterona es clave en el deseo sexual y, aunque tradicionalmente se asocia al hombre, también está presente en la mujer. Su inhibición puede desembocar en un descenso del apetito sexual, de hecho, tras el orgasmo, el cuerpo segrega una gran cantidad de testosterona. Por todo ello, tiene una gran responsabilidad en cuanto al deseo".

4. Serotonina. "Es un neurotransmisor muy relacionado con el control de las emociones y el estado de ánimo, además, se encarga de regular el apetito sexual. A la serotonina también se la conoce como la hormona de la felicidad, ya que cuando aumentan sus niveles en los circuitos neuronales genera sensaciones de bienestar, relajación, satisfacción y aumenta la concentración y la autoestima".

 

También te puede interesar:

Continúa leyendo