¡Locura selfie!

La reina de Instagram Kim Kardashian se hace hasta 1.200 selfies diarios. Nuestra reportera Elena M. Medina la ha querido emular. ¡Este es un relato a golpe de 'likes'!

1

Qué fue antes: ¿el selfie o Kim Kardashian? La socialité comparte en su perfil de Instagram decenas de autorretratos a la semana, incluso en uno de los episodios de su programa Keeping Up With the Kardashians reconoció haberse hecho 1.200 selfies en un solo día durante un viaje a Tailandia. Es decir, 50 a la hora (casi uno al minuto). Es consciente de que esto puede resultar extraño para algunas personas, pero ella se defiende quitando importancia a las críticas: “Hay que tener sentido del humor. Mucha gente opina que hacerse tantos selfies es ridículo. Para mí es una diversión, me encanta hacerme fotos y publicarlas en las redes sociales como recuerdo. Me gusta el glamour de mi vida y por eso trato de compartirlo con las personas que quieran”.

Tal es la repercusión que Kardashian alcanza con sus selfies, que el museo Madamme Tousseau de Londres ha anunciado que va a crear una estatua de cera con la ‘pose selfie’ de Kim (no sabemos si será mostrando su derrière o poniendo morritos, sus dos poses predilectas). Lo que para cualquier mortal puede ser una simple afición, para la mujer de Kanye West se ha convertido en un negocio y es que, pese a los detractores que la tachan de superficial y oportunista, Kardashian tiene buen olfato para los negocios. Tanto, que consiguió llegar a un acuerdo con la editorial Rizzoli para publicar Selfish, un libro que reúne algunos de los selfies más populares de Kim. El libro, cuyo título responde a un juego de palabras entre selfie y selfish (“egoísta”), ha animado a otras celebrities que, como Iggy Azalea, han anunciado que van a llevar a cabo una idea similar. Es llamativo cómo esta palabra que hace poco más de un año no formaba parte de nuestro vocabulario, hoy en día suma más de 280 millones de búsquedas en Google e incluso la prestigiosa enciclopedia francesa Larousse ha decidido incluir el término en su próxima edición de 2016, pese a las voces críticas que rechazan la inclusión de anglicismos.

La personalidad 'selfie'

Las modas vienen y van, pero este fenómeno  no parece que tenga fecha de caducidad, al menos por el momento. Al final del pasado año, se estimó que el 33% de las fotografías tomadas por adultos jóvenes eran selfies. Según el psicólogo José Antonio Molina, experto en adicciones y autor del libro SOS… Tengo una adicción (ed. Pirámide), “las personas habituadas a compartir autofotos de manera continuada tienen rasgos más exhibicionistas y quieren mostrar que tienen una vida a partir de los autorretratos que publican. Mostrando su día a día dejan entrever una notoriedad que además tiene mucho que ver con la personalidad narcisista”. Una conclusión parecida es la que ha extraído un grupo de investigadores de la Universidad de Ohio (Estados Unidos), de un estudio realizado en el que se señala que las personas que publican imágenes de sí mismas tienen mayores niveles de narcisismo y psicopatía que el resto. Aunque Molina matiza que “en España no hay datos contrastados sobre este tema, solo se puede tener en cuenta esta percepción desde un punto de vista psicológico”.

2

Mi semana foto a foto

Para dejar constancia de mi aventura al estilo Kardashian creé una cuenta de Instagram, donde poder compartir todos los selfies que me iba haciendo a lo largo de los días en los que llevé a cabo este “experimento”. La bauticé con el nombre de @selfienessmc (los nombres en inglés parece que siempre suenan mejor y llegan a más personas), y me propuse hacerme el mayor número de autorretratos con el objetivo de comprobar cómo era vivir pendiente de dar una imagen y de compartir tu vida con desconocidos. Durante siete días estuve pegada al móvil 24 horas, cualquier momento parecía bueno para retratarme: por la mañana en el espejo de mi habitación, el fin de semana en la playa, durante un concierto o en mitad de una comida con mis amigos. Al principio posteaba las fotos sin preocuparme por el número de likes y comentarios que pudiera obtener pero, poco a poco, cada vez estaba más pendiente y trataba de obtener la mayor repercusión posible.

Y aquí es donde llega la cruda realidad: si no eres Kim Kardashian (o equivalente) a muy poca gente le interesa lo que hagas. Mi número de seguidores creció al principio, pero al cabo de unos días se estancó e incluso perdí algunos de ellos. Y es que mis vivencias no resultan tan llamativas ya que, al fin y al cabo, son las de cualquier persona, y eso que traté de mostrar solo el lado más divertido de mi día a día. Algo que puede indicar que el éxito en las redes sociales de Kim y el resto de celebrities se debe, al menos en parte, a que las instantáneas que ellas comparten muestran un mundo del que la inmensa mayoría de sus seguidores no forma parte. Es decir, que sus followers ven en esos selfies una ventana por la que mirar un universo de glamour y lujo que de otra manera nunca podrían conocer. No es lo mismo compartir una imagen tuya tomando el sol en la piscina que un selfie de Kim sentada en una limusina, enfundada en un vestido de Balmain o Givenchy camino de la gala del Met, donde por cierto este año se prohibieron los autorretratos para preservar la privacidad y exclusividad del evento.Puede que Kardashian, además de estar acostumbrada a que todo el mundo sea partícipe de su vida, tenga motivaciones a la hora de alimentar a sus fans con todo tipo de selfies (principalmente cada vez que publica una fotografía su cuenta corriente crece, cada selfie hace que su imagen cotice al alza), pero en mi caso resultaba repetitivo para mí y para la gente que me rodeaba que no entendía mi repentina obsesión con este fenómeno.

Sin embargo, he aprendido algunas cosas útiles en lo referente al arte del autorretrato digital: el ángulo más favorecedor para autofotografiarse es desde arriba (con el brazo, hice algunos intentos con el famoso palo de selfie, pero no me ha resultado demasiado práctico) y con luz natural (huye de los fluorescentes para evitar parecer la 'novia cadáver'). Puede que estos consejos no te vayan a solucionar la vida, pero tenlos en cuenta porque ya se imparten clases en las que se dan pautas de cómo conseguir el mejor selfie, incluso una universidad londinense incluye la asignatura The art of photographic self-portraiture en su temario, orientada a ofrecer las claves para un selfie perfecto.

Etiquetas: kim kardashian

Continúa leyendo...

COMENTARIOS