Los hombres ríen por lo absurdo, las mujeres por lo divertido

Reír es un ejercicio bueno para el cuerpo y la mente. La sensación de bienestar que aporta una carcajada no es solo una cuestión anímica: la risa modifica positivamente el cerebro y fortalece el corazón.

risa sexos

Reír es un ejercicio bueno para el cuerpo y la mente. La sensación de bienestar que aporta una carcajada no es solo una cuestión anímica: la risa modifica positivamente el cerebro y fortalece el corazón.

 

Según la catedrática de bioquímica y biología molecular, Natalia López, que participó en la conferencia “Humor y cerebro feliz” en la Universidad de Navarra, hombres y mujeres no ríen por lo mismo. Cuando nos cuentan un chiste, o una anécdota graciosa, el cerebro reacciona cuando la historia llega a la parte absurda o llamativa: la “central de errores”, situada entre los dos hemisferios, detecta el error, lo que no cuadra, y, como recompensa por ser capaz de descubrirlo, libera dopamina y nos crea esa sensación de júbilo.

 

Es en esa reacción donde, según la catedrática, radica la diferencia de humor entre sexos, ya que las mujeres tienen un mecanismo para procesar las emociones más complejo e intenso y para reírse necesitan que ese “absurdo” que detectamos en la narración sea, además, divertido. A los hombres, con que sea absurdo, les basta.

 

Sin embargo, hay algo común en la risa de todos los hombres y las mujeres del planeta: es un símbolo de alegría y felicidad.

 

Cuando navegamos a contracorriente, el buen humor suele ser el mejor timón para lograr cambiar de rumbo.

 

¿Quieres saber qué beneficios tiene la risa para la salud? No te pierdas nuestra galería.

 

 

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS