Nomofobia: vivir para el teléfono móvil

Coger el teléfono antes de salir de casa y llevarlo con nosotros es algo bastante normal, pero ¿dónde está el límite?

nomofobia

Coger el teléfono antes de salir de casa y llevarlo con nosotros es algo bastante normal. Sin embargo, que tu estado de ánimo e, incluso, tu salud dependan de ese simple gesto es una enfermedad y se llama nomofobia.

 

Si nos paramos a pensar en la relación que muchos de nosotros tenemos con el teléfono móvil, probablemente, la mayoría pensemos que es totalmente normal, pero si tenemos en cuenta que mucha gente come con él al lado, se lo lleva al baño y muchos ni siquiera desconectan de él durante los momentos íntimos con la pareja, según los datos obtenidos del 'Control de Movilemia' realizado por la empresa CCP, constatemos que cierta dependencia si tenemos.

 

Además, según datos del Centro de Estudio Especializados en Trastornos de Ansiedad, el número de personas afectadas por nomofobia ha aumentado en un 13% en los últimos años. La razón: los teléfonos inteligentes.

 

Esa dependencia es, en la mayoría de los casos, lógica si tenemos en cuenta que hemos convertido el uso del móvil en una necesidad: hemos creado sistemas para estar permanentemente conectados, hemos introducido Internet en el móvil, las cabinas han pasado a ser casi un elemento decorativo (eso donde siguen existiendo), etc, pero ¿dónde esta el límite? Cuando se siente ansiedad y miedo a salir de casa sin teléfono, a quedarnos sin batería o sin saldo, cuando cambia nuestro estado de ánimo y nos afecta en nuestra rutina, entonces, hablamos de una adicción al teléfono.

 

¿Una llamada importante?

“Perdona, espero una llamada”. Si pensamos que ese es el motivo que puede dar una persona que sufre nomofobia, nos equivocamos. De hecho, la población más afectada por este tipo de trastorno son los jóvenes y el servicio de mensajería instantánea WhatsApp tiene mucho que ver.

 

Ese afán por estar permanentemente conectados se traduce en mirar el teléfono unas 34 veces al día, según datos de la empresa SecurEnvoy.

 

Los expertos advierten que este tipo de adicciones son más frecuentes en personas con problemas para socializarse que se respaldan en el móvil o personas con otro tipo de patologías obsesivas y depresivas.

 

Con todo esto resulta, desde luego, curioso, que muchos de nosotros pasemos la “vida” intentando tener días para desconectar, pero no lo hagamos ni siquiera cuando podemos.

 

¿Estás enganchada al móvil? Cuéntanoslo en el foro.

 

Te damos, en nuestra galería, algunos datos sobre la adicción al teléfono.

 

 

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS