Orgasmos constantes: cuando el placer se convierte en pesadilla

No hay frase más sabia quela que dice que los extremos siempre son negativos. Mientras algunas mujeres se preocupan por lograr llegar al orgasmo, otras desean dejar de tenerlos.

disfunciones sexuales

No hay frase más sabia que la que dice que los extremos siempre son negativos. Mientras algunas mujeres se preocupan por lograr llegar al orgasmo, otras desean dejar de tenerlos.

 

Se llama Sindrome de Excitación Sexual Persistente (PSAS) y es una verdadera pesadilla para quienes lo sufren. Imagina que cada actividad que hagas en tu día a día va acompañada de un orgasmo, da igual si estás en público, si estás haciendo deporte, trabajando, viajando en transporte público… la sensación de excitación constante que sufren las mujeres que padecen este síndrome hace que cualquier tarea rutinaria se convierta en una odisea.

 

¿Y cuál es el problema? Hay mucha gente que, desde la frivolidad, considera esta disfunción sexual como algo postivo y placentero. Sin embargo, nada más lejos de la realidad: las sensaciones que experimentan las afectadas por el PSAS no están unidas al deseo sexual, es decir, no se producen porque haya deseo, son ajenas a la libido y se trata de reacciones involuntarias del cuerpo. De hecho, una reciente línea de investigación abierta por un equipo de científicos de la Universidad de Utrecht, establece una posible relación entre el "síndrome de las piernas inquietas" y el PSAS. Concretamente sostienen que el PSAS puede ser una forma genital del mal de las piernas inquietas.

 

El agotamiento y el dolor físico que sienten las mujeres que lo padecen, se suman a la vergüenza, la sensación de culpa y el miedo al rechazo que hacen que muchas de las víctimas de este trastorno sexual no busquen ayuda profesional y lo sufran en silencio.

 

Disfrutar del sexo y la sexualidad es algo positivo, sano y natural, pero cuando el placer incontrolado domina cada una de las facetas de nuestra rutina, la frustración y la tristeza de no poder llevar una vida normal pueden desencadenar otros problemas de salud.

 

La actitud que cada persona adopta hacia las relaciones sexuales y el placer es diferente, sin embargo, hay conductas atípicas o disfunciones que afectan a más gente de la que pensamos. ¿Quieres conocer algunas de ellas? No te pierdas nuestra galería “Disfunciones sexuales y conductas atípicas”.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS