¿Por qué tu mascota te hace ser mejor persona?

Descubre cómo tu amigo peludo te puede ayudar a mejorar y cambiar tu forma de ser.

Que levante la mano el que desde que tiene mascota hace más y mejores cosas, algunas de las cuales jamás pensó que haría y que (para ser sinceros), incluso criticó… Sí, en Petsonic hemos comprobado que no se trata de un mito urbano, es un hecho: tu mascota te cambia la vida. 

Pruebas fidedignas de nuestro cambio

Desde que el peludo llega a casa comenzamos el proceso de transformación que es casi como una lenta metamorfosis. De repente nos damos cuenta que tenemos en nuestro móvil más fotos del perro/gato que de nuestra familia (¡y las lucimos con orgullo!), nos convertimos en auténticas veterinarias, descubrimos en nosotras la activista revolucionaria a favor de los animales, seguimos en Instagram más cuentas de bloggers con SuperPets que de celebrities, y César Millán es nuestro nuevo gurú. Y claro, ahora los chicos que tienen mascotas nos parecem (sin duda) mucho más atractivos.

Esta relación humano-mascota, que en el perro se dio hace 10.000 y en el gato se institucionalizó en el antiguo Egipto, ha despertado la curiosidad de científicos de todo el mundo. Gracias a ellos podemos encontrar diversos estudios que demuestran que, gracias a estos irresistibles peludos, somos más sanos mental y físicamente. Ya nadie (sin mascota) podrá decirte que estás loco.

Vayamos al grano: los 4 grandes beneficios

En Petsonic englobamos en 4 puntos la infinidad de cosas buenas que tu SuperPet te brinda y que están demostradas científicamente:

1. Beneficios fisiológicos. Tener un perro o gato hace que liberemos inconsciente e involuntariamente la hormona de la oxitocina y las tan conocidas endorfinas, asociadas con el placer y el disfrute. Por lo tanto nuestros fieles compañeros nos ayudan a:

  • Protegernos de padecer enfermedades cardiovasculares, ayudándonos a reducir la presión arterial y la frecuencia cardíaca.
  • Minimizar nuestra ansiedad y estrés por soledad.
  • Tener una mayor actividad física, con lo juegos y paseos.
  • Fortalecer el sistema inmune de niños pequeños.

2. Beneficios psicológicos. Cuando nos sentimos mal, nuestro perro o gato parece saberlo y se convierte en un compañero incondicional. Se ha demostrado que el perro y el gato:

  • Reducen la sensación de soledad.
  • Disminuyen las alteraciones psicológicas. 
  • Aumentan la autoestima y el sentido de la responsabilidad. 
  • Contribuyen a que seas más feliz y te ríes más. 

3. Psicosociales. Sabemos que en más de una oportunidad el tener una mascota nos ha hecho hablar con nuevas personas y ser parte de nuevos grupos, que en otra situación no lo hubiésemos imaginado. Por tanto, las mascotas: 

  • Nos ayudan a desarrollar habilidades de socialización.
  • Promueven el establecimiento de la confianza en las relaciones interpersonales.
  • Facilitan la participación en grupos y eventos relacionados.

4. Beneficios terapéuticos. Numerosos tratamientos han incluido la interacción con mascotas, tanto terapias asistidas como motivacionales para potenciar la recuperación y mejora de condiciones o patologías en personas de todas las edades, ya que:

  • Establecen una unión afectiva en pacientes con Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA), Alzheimer y diferentes trastornos psicológicos.
  • Forman parte de equipos a cargo de personas de la tercera edad, cárceles, instituciones psiquiátricas, etc.
  • Han potenciado la recuperación de pacientes con afecciones cardíacas.
  • Han despertado el interés de grandes empresas para formar parte de ambientes laborales para reducir los índices de estrés y mejorar la productividad en trabajadores.

Y a ti, ¿cómo te ha cambiado la vida tu mascota?

Continúa leyendo