Psico: estrés y kilos de más

Comer descontroladamente y, sobre todo, lanzarse a por las denominadas “comidas reconfortantes” ricas en azúcares y grasas… ¿Lo has vivido? El estrés y la ansiedad no solo repercuten a tu salud mental.

kilos estrés

Comer descontroladamente y, sobre todo, lanzarse a por las denominadas “comidas reconfortantes” ricas en azúcares y grasas… ¿Lo has vivido? El estrés y la ansiedad no solo repercuten a tu salud mental.

Solo una tercera parte de las personas estresadas pierde el apetito y adelgaza. Lo normal ante momentos de ansiedad y depresión es lanzarnos a la comida de forma descontrolada. ¿Por qué? La respuesta está en tu cerebro y se puede controlar.

Un estrés continuado provoca una bajada en los niveles de serotonina, la denominada “hormona de la felicidad”. Y las comidas con azúcar nos proporcionan un “chute” rápido (por algo siempre se te antoja la chocolatina de la máquina en la oficina).

Pero hay más… nuestro cuerpo responde igual ante el estrés psicológico que al estrés físico: ¡como si sufriera un ataque! El cerebro te inyecta adrenalina para que puedas huir y, al mismo tiempo, recibimos un aumento de cortisol… Aunque no te muevas, tu organismo te pedirá que “recuperes” cuanto antes el gasto extra y tendrás una continua sensación de hambre.

¿Te ocurre? Estás ante el denominado hambre emocional y te vamos a dar unas pautas para reconocerlo y enfrentarte a él.

1.- Si te notas ansioso, muévete: haz flexiones, salta, anda, corre… evita la inactividad. Así engañarás a tu organismo y pensará que está huyendo de la fuente de estrés. La sangre circulará más rápidamente y el cortisol se eliminará más fácilmente.

2.- Evita la cafeína, ya que aumenta los niveles de cortisol y, ahora mismo, debemos mantenerlo a raya.

kilos estres

3.- Si no puedes evitar el picoteo, prueba con los siguientes alimentos:
* espárragos: ricos en ácido fólico, te ayudarán a mantener la calma.
* naranjas y limones: la vitamina C frena los niveles de cortisol.
* yogur natural: es cierto que se trata de uno de esos alimentos “reconfortantes” que favorecen la producción de serotonina, pero –además- se les considera reguladores del sueño.
* la avena: como todos los carbohidratos aumentan los niveles de serotonina, tarda más en digerirse y notarás más tiempo sus efectos.
* chocolate negro: muchos estudios apuntan que tomar unos 40-50 gramos de chocolate negro al día reduce los niveles de hormonas de estrés.
* alimentos morados como la col, los arándanos, moras, cerezas… todos ellos contienen anticianinas que combaten el estrés.
* té de camomila. El remedio tradicional de las abuelas tiene base científica. Según un estudio de la Universidad de Pennsylvania, pacientes con ansiedad generalizada vieron cómo sus síntomas disminuían tras 8 semanas de tomarse esta infusión antes de irse a dormir.
* tómate una copa de vino. Un vaso de vino tinto al día ayuda a prevenir la depresión, la ansiedad y el estrés. Si es en buena compañía, mucho mejor.
* anacardos: son alimentos ricos en magnesio, al que se le denomina “el mineral anti estrés”. Entre sus efectos, relajan el músculo de los vasos sanguíneos por lo que llega más oxígeno al cerebro y se previenen dolores de cabeza.
* el chicle. Masticar chicle reduce el estrés, ya que –según se ha comprobado- los niveles de cortisol en saliva se reducen hasta un 16%.

4.- Cede un poco a los antojos. No te tortures aún más si caes en el picoteo rápido. Eso sí, saboréalo y mastica lo más despacio que puedas.

5.- Intenta dormir más tiempo. El cuerpo traduce la falta de sueño en un componente importante de estrés. No sólo se aumentan los niveles de cortisol. Si no descansas lo suficiente se te dispara la grelina, la hormona que aumenta el apetito.

Etiquetas: adelgazar, depresión, estrés

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS