Si te han dejado alguna vez, eres muy afortunada (y nosotras sin saberlo)

Según un estudio, terminar una relación no es tan malo como pensábamos. Tiene hasta muchas cosas buenas. ¿Cuáles? Esa es la pregunta del millón.

soltera
Tenías que ser tú/ IMDb

Hay dos tipos de personas en el mundo: las que dejan y las que son dejadas, de eso no hay duda. No hay discusión. O eres de los primeros o de los segundos. Desgraciadamente, nosotras somos del segundo grupo (y a mucha honra). Pero ahora, según un estudio, que tu pareja te deje de sopetón y de manera inesperada tiene muchos beneficios. Sin duda, todos los días se aprenden cosas nuevas.

Y es que, las rupturas son procesos duros. Si alguna vez te han dejado lo sabrás: los pasos del duelo no son tarea baladí y se cumplen con creces casi siempre (por no decir siempre). 

Si lleváis tiempo intentando salvar la relación y no habéis encontrado la manera, la ruptura era algo anunciado por lo que la gestión de la situación es algo más fácil, ya que en fondo, lo veías venir (algo que no veíamos venir fueron la vuelta a nuestro armario de las botas blancas, pero eso es otra historia). Sin embargo, cuando la noticia llega de la noche a la mañana y tienes poco tiempo para asimilar la información, todo se vuelve una catástrofe, que se puede agravar mucho más si Mercurio está en retroceso (no mentimos). Pero como cada uno gestiona el dolor como buenamente puede, (una servidora, por ejemplo, el gran día tuvo una especie de premonición y pensó: a mi si me dejan, que me dejen guapa y se puso sus mejores galas. Así pasó. Me mandaron a freír espárragos como dirían nuestras abuelas, pero al menos, llevaba un outfit de infarto) un estudio que afirme que ser dejado es un beneficio es lo que necesitábamos para tener un buen día. 

 

Según el informe publicado en The Oxford Handbook of Women and Competition realizado por la Universidad de Binghamton, tras entrevistar 5.000 mujeres de 91 países diferentes, todas establecieron que después de terminar la relación, solo habían tenido experiencias positivas, especialmente si no habían sido ellas las que habían dado por finalizada la etapa. ¿La razón? Terminar de una manera traumática y sin aviso les había obligado a concentrarse en ellas mismas de manera continua, por lo que todas afirmaron haber crecido como personas durante el proceso. 

 

bridget
IMDb

Y es que el proceso de aprendizaje que se lleva a cabo cuando sucede esto no se puede comparar con nada. La sensación de bienestar emocional que se pierde cuando alguien te abandona lleva consigo un desequilibrio con el que se debe lidiar y en este viaje, es cuando nos concentramos en nosotros mismos para dejar paso a situaciones mejores que nos aporten positividad. Aunque el duelo no es sencillo, hay que cumplirlo. Pero, ¿cuáles son sus fases?

-Negación: piensas, esto no me puede estar pasando a mí. Pues bien, lo está. Que no cunda el pánico, todo está bajo control. Mientras que no te dejen delante de una iglesia (esto fue una situación real)...

-Ira: te enfadas con esa persona y le deseas todos los males del mundo. Incluso le mandas toda tu energía oscura. Y rezas para que sufra el diluvio universal y no lleve paraguas.

-Negociación: intentas volver con esa persona. Mandas mensajes de texto que no deberías. Te autoconvences de que tiene solución.

-Depresión: Lloras, lloras y lloras. Pero no pasa nada, la máscara waterproof se inventó para algo.

-Aceptación: finalmente aceptas la situación y lo superas. Cantas ahora no lloro, tampoco sufro, pasado pisado a pleno pulmón mientras limpias. No hay mejor terapia.

Después de todo esto y de centrarte en ti misma solo te queda una cosa que hacer.

Abrirte Tinder; porque las risas, están aseguradas. 

CONTINÚA LEYENDO