También a quién odias depende de la inteligencia

Todos tenemos prejuicios, pero nuestra capacidad cognitiva determina contra quién la emprendemos

criadas y señoras

Lo que temíamos es cierto, los seres humanos tenemos propensión a los prejuicios y a odiar a ciertos grupos de personas porque sí. No nos gusta la gente diferente. Pero quiénes conforman esos grupos depende de nuestra inteligencia. Según un estudio reciente, todos tenemos la misma propensión a tener prejuicios pero según nuestra capacidad cognitiva, los tenemos hacia unas personas o hacia otras.

En el experimento, titulado "Answering Unresolved Questions About the Relationship Between Cognitive Ability and Prejudice" (Respondiendo preguntas no resueltas sobre la relación entre capacidades cognitivas y prejuicios) y dirigido por dos psicólogos sociales Mark Brandt y Jarret Crawford, participaron casi 6.000 sujetos cuyo cociente intelectual fue medido previamente. Algunas investigaciones anteriores señalaban que las personas menos inteligentes tenían más prejuicios pero Brandt y Crawford han determinado que lo que cambia según la inteligencia es el blanco de nuestros odios.

El resultado fue que las personas con menos capacidad cognitiva tienden a tener prejuicios sobre las minorías raciales, el colectivo LGTBI y otros colectivos no convencionales. En el caso de las personas más inteligentes, la tendencia se invierte, y los prejuicios se dirigen hacia los grupos considerados mayoritarios y más convencionales. En el caso de las personas menos inteligentes, el estudio reveló que existe una tendencia a sentir recelos u odios hacia personas que no eligieron pertenecer al colectivo, raza o nacionalidad al que pertenecen. En otras palabras, odiar a un mexicano por ser mexicano o a una lesbiana por ser lesbiana es una señal inequívoca de una inteligencia escasa. Algunos, afortunadamente, lo teníamos claro antes de que se hiciera un estudio entre 6.000 personas

CONTINÚA LEYENDO