Todos contra la mutilación genital femenina

El 6 de febrero es la fecha que se ha marcado en los calendarios para conmemorar el Día Internacional contra la Mutilación Genital Femenina. Digamos NO a la ablación, gritemos NO a la violación de los Derechos Humanos.

ablacion

El 6 de febrero es la fecha que se ha marcado en los calendarios para conmemorar el Día Internacional contra la Mutilación Genital Femenina. Digamos NO a la ablación, gritemos NO a la violación de los Derechos Humanos.

Según la OMS, se estima que más de 200 millones de niñas y mujeres han sido sometidas a la mutilación genital femenina en los países de África, Oriente Medio y Asia donde se concentra esta práctica.

Estos datos hacen levantar la voz de alarma y manifiestan la necesidad de actuar. La ONG Mundo Cooperante, que lleva años concienciando y trabajando esta problemática, ha puesto en marcha el proyecto “La Solución está en tu Mano”, que busca alternativas económicas para que mujeres masai (de Kenia y Tanzania) puedan dejar de practicar la ablación fabricando pulseras artesanalmente y vendiéndolas, gracias a la ONG, en España. Con la recaudación de la venta obtienen el dinero necesario para mantener a sus familias.

La práctica de la ablación o mutilación genital femenina consiste en la resección total o parcial o la lesión de los órganos genitales femeninos por motivos no médicos. Se practica a niñas entre los 4 y los 14 años, aunque se tiene conocimiento de casos en los que la mutilación se ha practicado a niñas de menos de un año. Estos procedimientos no aportan ningún beneficio, todo lo contrario, de hecho suelen producir hemorragias graves y problemas en el sistema urinario y reproductivo, y más tarde pueden tener todo tipo de complicaciones en la zona. Además de todos estos factores se añade que se suelen complicar los partos y hay un riesgo alto de muerte del recién nacido.

 

También te puede interesar:
CC

Las niñas mutiladas pasan, con frecuencia, a aprender esta práctica y convertirse en mutiladoras. Por ello, este proyecto radica su importancia en desvincular a las mujeres de esa práctica y ofrecerles un salario con el que vivir. Cada una de las pulseras luce adornos tradicionales masai en colores vivos y alegres. Todas son diferentes, pero con algo en común: una X que simboliza la mujer, encerrada en un rombo, reflejo de cómo sus derechos están amenazados por la cuchilla de la mutilación. 

La Fundación Dr. Ivan Mañero, por ejemplo lleva más de 10 años luchando contra esta práctica en Guinea Bissau, un país de África Occidental donde la MGF afecta casi al 50% de las niñas y mujeres de entre 4 y 49 años. Allí, se trabaja desde diferentes vertientes, haciendo especial hincapié en la educación de los niños y niñas. 

En la actualidad se observan pocos cambios en el volumen de mutilaciones practicadas, eso sí, los expertos revelan que como resultado de la insistencia en las repercusiones negativas de la MGF en la salud, ha habido un aumento de mutilaciones practicadas por personal sanitario formado. El 94% de madres de Egipto organizan para sus hijas esta versión «medicalizada», en Yemen el 76%, en Mauritania 65%, en Costa de Marfil y Kenia, casi la mitad de la población (un 48% y un 46% respectivamente). Aunque esta noticia suena a positiva también tiende a ocultar la vulneración que supone para los derechos humanos y puede obstaculizar la búsqueda de soluciones sostenibles para poner fin a la práctica.

Además los expertos hablan de una tendencia a practicar la mutación genital femenina en niñas más jóvenes para eludir el control judicial. Incluso llegan a cruzar la frontera para hacerlo en países donde no está prohibida esta práctica. 

 

CONTINÚA LEYENDO