Consejos para afrontar el teletrabajo y vencer la fatiga pandémica

Un 40% de la población asegura tener problemas de insomnio, un 20% signos de irritabilidad y un 35% registra síntomas leves de depresión.

España ha superado la barrera de las 70.000 muertes por coronavirus, a pesar de que el número de casos y hospitalizaciones están remitiendo por primera vez desde antes de Navidad. Si miramos los datos facilitados ayer por el Ministerio de Sanidad, la pandemia suma 4.013 nuevos positivos y 291 muertes, con un descenso de la incidencia acumulada por cada 100.000 habitantes en 14 días, que cae 3,2 puntos hasta los 139 casos, cifra registrada a mediados de agosto, pero muy lejos de los 25 casos, umbral que determina el riesgo bajo de alerta para levantar ciertas restricciones. 

Con la aprobación y aplicaciones de las vacunas, hay motivos para ver un final más pronto que tarde. Sin embargo, según algunas estimaciones de reputados estadistas, la vacunación masiva no comenzará hasta mediados de año. Por tanto, todavía nos queda mucho camino por recorrer y es imprescindible mantener el distanciamiento social, el uso de mascarillas y otros comportamientos como la limitación de movilidad para mitigar la pandemia. 

A pesar de las buenas noticias, el mundo está siendo testigo de una caída en picado en el cumplimiento de estos comportamientos. Un 40% de la población asegura tener problemas de insomnio, un 25% signos de irritabilidad y un 40% registra síntomas de depresión. Esto es lo que los expertos han bautizado como 'fatiga pandémica'.

Según publicaba Redacción Médica el pasado mes de noviembre: "Cuanto más fatiga hay, más cansancio, agotamiento y emociones negativas o desagradables se sienten", explica el catedrático de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid y miembro del Consejo General de la Psicología, Antonio Cano

"Estamos más irritables y eso quiere decir que te vas a enfadar más con tu jefe, que igual no se lo vas a decir pero lo pagas con la pareja y te sientes mal porque has dicho cosas que no deberías haber dicho. Todo esto va creando más fatiga por nervios, por preocupaciones, peleas... Hay parejas que se han roto durante esta época. Además estamos más triste y más nerviosos", asegura el experto en dicho portal. 

362 días de teletrabajo y lo que esto lleva emparejado: exceso de tareas, horarios prolongados, estrés y desmotivación laboral. Trabajar en remoto tiene muchos beneficios, pero lleva emparejadas alguna que otra desventaja

La soledad y el no poder compartir tiempo con los compañeros son las principales razones de aquellos que añoran la cotidianidad de su puesto de trabajo. Nos hace falta compartir tiempo con las personas que nos rodean porque, nos guste o no, la fatiga pandémica ha llegado (también) a nuestro puesto de trabajo.

 

Fatiga pandémica
Pexels

Por suerte para todos y todas, Isabelle Auroux, fundadora & CEO de LIGHTUP, consultora especializada en acompañar las empresas hacia el cambio en Diversidad e Inclusión, nos ha dado una serie de consejos para afrontar y vencer ese cansancio y desmotivación asociado a trabajar en remoto.

Planifica según tus prioridades vitales

 

La gestión del tiempo está directamente ligada a la gestión de la vida. Así que por muchas herramientas que nos den, si no sabemos cuáles son nuestras prioridades vitales, de poco nos servirá. ¿Qué es lo más importante para ti? ¿Qué te da energía? ¿Qué te la quita?

La pandemia ha invadido nuestras vidas y sin diferencia clara para pasar de un rol a otro, es imprescindible fijarse una media de dos objetivos concretos al día, así como establecer unos horarios para trabajar. Planifica tu semana y tus momentos de energía para poder recargar pilas.

Cambia de escenario

No te quedes trabajando siempre en el mismo sitio. Puedes salir unas horas a un café a conectarte y cambiar de aires. Te dará otra perspectiva.

Recupera el control

La ansiedad nace de la ausencia de control que nos da la época que vivimos. Centra tu atención sobre las cosas que puedes controlar, el fin de semana, algo que te apetezca hacer durante el día. Controla tu dieta, tus pensamientos…

Haz pausas

Respira entre cada reunión. Dicen que podemos aguantar 25min de concentración. Cada llamada que haces, levántate, haz una pausa, estiramientos, agua, café, andar, bailar. Pero también a lo largo del día realiza pausas creativas, para no hacer nada, para desconectar.

Sal fuera cada día mínimo 30 minutos

Al reducirse los desplazamientos, nos movemos menos. Y estamos en espacios más restringidos. Sal a moverte para darte oxigeno y cambiar de escenario. Haz ejercicio diariamente o por lo menos, sal a andar estos minutos.

Haz llamadas normales, olvídate de Zoom

Está demostrado que la concentración y mirar la pantalla de forma fija, cansa muchísimo. Así que diversifica los medios a lo largo del día para poder 'respirar' la vista.

Diversifica las actividades

Adiós pantallas. Aunque Netflix haya sido un compañero de oro durante estos meses encerrados, no pases de una pantalla a otra. Opta por la lectura de un libro, una charla, escuchar música, cocinar, jugar…

Duerme

Se habla de Coronainsomnio, insomnio directamente ligado a la pandemia. No todos lo padecemos, pero está muy extendido.

Mantener rutinas de sueño ayuda mucho. Desconecta de las pantallas por lo menos una hora antes de irte a la cama. Deja el móvil fuera del cuarto. Encuentra el número de horas que necesitas y respétalas para descansar bien.

Conecta

Aunque estemos más aislados, nunca hemos tenido tanta necesidad de conectar. Conecta contigo mism@ primero, escuchándote, con tus seres queridos, con tus vecinos. No hay abrazos pero conectar es lo que nos hace humanos…

Ámate

Más que nunca estamos siendo campeones, sobreviviendo una situación que iba a por un sprint y se ha convertido en un maratón. Por ello, trabajar nuestra capacidad de reconocernos nuestra propia fuerza es clave. Registra por las noches todas las cosas que has logrado hacer a lo largo de tu día. Mírate con compasión y entrena la gratitud.

Continúa leyendo