Planeta Mujer -- Psico

15 consejos para superar una ruptura amorosa

A veces el amor tiene fecha de caducidad y no dura para siempre. Cuando comenzamos una relación creemos que todo va a ser idílico, como en las películas y que no existirá nada ni nadie que rompa ese vínculo que os ha unido. Hay que decir que no siempre es así, comienzan a surgir problemas, empiezan las malas contestaciones, malas caras, y todo lo que se había creado se rompe.

Otras veces simplemente se acaba el amor, la pareja lleva muchos años juntos pero ese cariño que les mantenía unidos se acaba disipando. Cuando esto ocurre existen parejas que saben llevarlo y manejar la situación llevándose bien o manteniendo una relación cordial y educada como amigos, y otras que no se pueden ni ver y necesitan separarse lo máximo posible para evitar hacerse más daño el uno al otro.

Y es que, seas tú el que ha decidido romper la relación o la que ha sufrido esa decisión por parte de su pareja, sabemos que perder a la otra mitad es difícil, a veces incluso muy doloroso y es lógico, desgraciadamente el amor y el dolor van de la mano y la persona con la que has pasado parte de tu vida, contado intimidades e incluido en tu círculo más cercano, de pronto ya no está.

Por todo ello, y como hay personas que lo saben llevar mejor y otras peor, te dejamos algunos de los  consejos más eficaces para combatir el mal de amores, porque hay que sacarle el lado positivo a todo y saber vivir y disfrutar la vida. En primer lugar hay que admitir la situación, no echar culpas y ver que el amor se ha acabado por el motivo que sea. Intentar eliminarlo (aunque sea por un tiempo) de tu vida digital, borrar las fotos y recuerdos que puedan hacer más daño y seguir hacia adelante.  Retomar hábitos que habías perdido, deportes que siempre tuviste ilusión de practicar, desahogarte con amigos o apoyarte en la familia. Sigue estos sencillos consejos que, tal vez no te ayuden del todo a superar la ruptura, pero seguramente te quiten dolores de cabeza y te harán ver el lado positivo de la vida.