¿Cómo somos en la ducha?