Los 12 consejos que necesita cualquier comprador compulsivo

Tranquila las compras compulsivas tienen solución. Echa un vistazo a estos 12 consejos que te van a ayudar a ahorrar.

Te sucede a veces que tienes la necesidad de comprar, sí, necesidad. En nuestro día a día compramos, es nuestro día a día, y en muchas ocasiones nuestra hora a hora todo se adquiere, en la mayoría de ocasiones ropa.

Hasta aquí todo es correcto cuando son compras normales y con moderación, pero el problema llega cuando estas compras se hacen de manera rutinaria, ya no por necesidad sino por placer o vicio.

En ocasiones y en temporada de rebajas, los ojos se nos hacen chiribitas. Empezamos a ver prendas que nos habían enamorado y que costaban una verdadera fortuna a mitad de precio, y nuestra mente automáticamente deja de funcionar. Vemos la prenda como una auténtica oportunidad, una ganga a un “chollo” y la necesitamos. Compramos más de lo normal y perdemos la noción entre lo que deseamos y necesitamos.

Los expertos hablan de este tipo de comportamiento como un trastorno que se caracteriza por la urgencia de tener productos superfluos. Pero no debemos alarmarnos, esto en su cierta medida le ocurre a casi todas las personas. Compramos de manera impulsiva sin pensar realmente el uso que más tarde haremos del mismo.

Por lo que no debemos confundir un comportamiento que es normal con lo que puede convertirse en enfermedad.

Una compradora o comprador compulsivo es adicto a las compras por algún motivo. Generalmente por una carencia afectiva, un problema personal o incluso profesional. Las compras siempre han sido una vía de distracción cuando se tiene un problema o incluso se ha considerado terapéutico para afrontar ciertas situaciones, pero estas personas adoptan una conducta que con el paso del tiempo se convierte en obsesión y la falta de las compras les produce ansiedad e incluso estrés.

Ir de compras es algo sano y natural siempre y cuando no rocemos los extremos, por lo que antes de hacer cualquier compra debemos hacernos preguntas como: ¿de verdad lo necesito? ¿he comprado mucho este mes? ¿este gasto me va a suponer más tarde un problema?.

Si eres de las que no llega al extremo de la obsesión por las compras, pero sin duda lo rozas, debes tener en cuenta nuestros consejos para no comprar por comprar y tener en la mente dos citas muy presentes: “No es más feliz el que más tiene, sino el que menos necesita” y “menos siempre es más”.

Que se te queden bien grabadas, porque van a ser un buen aliado en tu día a día.

Continúa viendo nuestras galerías