Que no te pille el toro: consejos para ser (definitivamente) puntual

Si tu reloj y tu cuerpo llevan una lucha casi centenaria, ha llegado la hora de la reconciliación. Ser puntual es posible, eso sí, requiere voluntad, rigor e implicación.

Continúa viendo nuestras galerías