Ansiedad: ¿Cómo afrontar en confinamiento sin ponernos nerviosos?

Un grupo de expertos en psicología nos dan las claves para afrontar este #yomequedoencasa sin que nos altere anímicamente.

Pasan los días y el carácter se va marchitando. Empieza a bajar la frecuencia de los memes dedicados al coronavirus y la ansiedad o el estado de ánimo nervioso nos empieza a poseer. Hemos oído hablar de que hay que prepararse para la cuarentena pero no es hasta que nos hemos visto inmersos en ella cuando nos hemos dado cuenta de que quizá sí que había que armarse mentalmente. 

El Colegio Oficial de la Psicología de Madrid, a través de su grupo de trabajo de Urgencias y Emergencias, quiere transmitir una serie de pautas dirigidas a la población general y de riesgo, destinadas a promover un afrontamiento psicológico adecuado y nosotras nos hacemos eco de ellas para tratar de ayudarte en estos días de confinamiento.

La evolución de la situación sumado a la sobreimpactación en redes sociales y memes de toda índole acaban afectando al estado de ánimo de las personas y puede dar lugar a conductas de alerta.

Puede que no estés afectado por la enfermedad pero sientes una serie de emociones con alta intensidad y/o persistentes como:

Nerviosismo, agitación o tensión, con sensación de peligro inminente, y/o pánico.
● No puedes dejar de pensar en otra cosa que no sea la enfermedad, o la preocupación por enfermar.
● Necesitas estar permanentemente viendo y oyendo informaciones sobre este tema.
● Tienes dificultad para concentrarse o interesarte por otros asuntos.
● Te cuesta desarrollar sus labores cotidianas o realizar su trabajo adecuadamente; el miedo te paraliza y le impide salir a la calle.
● Estás en estado de alerta, analizando sensaciones corporales, e interpretándolas como síntomas de enfermedad, siendo los signos normales habituales.
● Te cuesta controlar la preocupación y preguntas persistentemente a tus familiares por su estado de salud, advirtiéndoles de los graves peligros que corren cada vez que salen del domicilio.
● Percibes un aumento del ritmo cardíaco, respiración acelerada (hiperventilación), sudoración, temblores sin causa justificada.
● Problemas para tener un sueño reparador.

Desde el Colegio Oficial de la Psicología de Madrid recomiendan que: en primer lugar, "identifica pensamientos que puedan generar malestar. Pensar constantemente en la enfermedad puede hacer que aparezcan o se acentúen síntomas que incrementen su malestar emocional". En segundo lugar, aconsejan que "reconozcamos las emociones y las aceptemos. Si es necesario, compartirlas con el entorno". En tercer lugar, "busca pruebas de realidad y datos fiables. Conocer los hechos y los datos fiables que ofrecen los medios oficiales y científicos y evite información que no provenga de estas fuentes, evitando información e imágenes alarmistas". En cuarto lugar, deberíamos evitar "la sobreinformación, estar permanentemente conectado podría aumentar su sensación de riesgo y nerviosismo innecesariamente".


PAUTAS Y TAREAS DE AUTOCUIDADO


● Una actitud optimista y objetiva. 
● Seguir los hábitos adecuados y de higiene y prevención que recomienden las autoridades sanitarias.
● Evitar hablar permanentemente del tema.
● Apoyarse en familia y amigos.
● Ayudar a familia y amigos a mantener la calma y a tener un pensamiento adaptativo a cada situación.
● Siempre, como referencia,  fuentes oficiales: Ministerio de Sanidad, Colegios Profesionales Sanitarios, Organismos Oficiales, OMS, etc.
● No aumentemos el pánico difundiendo bulos y noticias falsas. 
● Hay que procurar hacer vida normal y adaptar nuestras rutinas habituales a la nueva situación. 

 

Continúa leyendo