adicta-al-amor

Adicta al amor

Mucho se ha hablado de los adictos al sexo, pero yo cada vez estoy más convencida que soy adicta al amor. ¿Es peligroso? ¿Cómo puedo superar mi adicción a estar siempre enamorada?

Adicta al amor

Mucho se ha hablado de los adictos al sexo, pero yo cada vez estoy más convencida que soy adicta al amor. ¿Es peligroso? ¿Cómo puedo superar mi adicción a estar siempre enamorada?

María Antonia: "Ya hemos explicado en muchas ocasiones cuál es el mecanismo del enamoramiento, de qué forma la química revoluciona nuestro cuerpo desde el primer momento en que descubrimos a la persona que nos atrae, hasta que nos hacemos adictos a ella. En la respuesta titulada "enganchada a un desconocido" se describe detalladamente todo el proceso, pero intentaré resumírtelo.

Cuando empiezas a enamorarte, tu cuerpo reacciona provocando una cascada de reacciones: los órganos ponen en marcha a todas las hormonas, que le mandan la información al cerebro y éste responde ordenando segregar diferentes sustancias; muchas son muy parecidas a las drogas convencionales, y tanto o más adictivas que estas. Nada es por azar, todo este engranaje de alteraciones químicas tan potentes están diseñadas por la naturaleza para que nos emparejemos y nos reproduzcamos, cuanto más mejor, ese es el principal objetivo de nuestros genes.

Algunas personas, como es tu caso, tienen una predisposición genética a la adicción y se enganchan a ese volcán de sensaciones como se podrían enganchar a otras cosas: tabaco, alcohol, etcétera. El enamoramiento es una sensación fantástica, es lógico que mucha gente se convierta en adicta, pero auque dura más que cualquier otro tipo de droga, tiene fecha de caducidad. Poco a poco, todo ese arrebato va decreciendo para dar paso, en algunos casos, a otros sentimientos más profundos pero menos vehementes, insuficientes en todo caso par los amantes de la pasión.

Toda adicción tiene su lado negativo, ese es el autentico peligro. Cuando te conviertes en un adicto al amor, necesitas experimentar esta sensación continuamente, y para conseguirlo es necesario cambiar de pareja con frecuencia o ser infiel a la que tienes. Con el tiempo, eso te consume mucha energía, forzándote a estar siempre buscando y cambiando. Las consecuencias son un dolor y una infelicidad a tu alrededor que acaba por no compensarte, por no hablar de el síndrome de abstinencia que puedes sufrir cuando no eres correspondida.

Si esa adicción te compensa, no te agobies, pero si ya empieza a ser una carga para ti, debes tratarla como lo que es, y no tengas reparo en consultar a un terapeuta, se necesita mucha ayuda para desengancharse de algo, si no, que se lo pregunten, por ejemplo, a los fumadores. El conocimiento y el control de tu vida te ayudará a vivirla libre de lastres".


Continúa leyendo...

COMENTARIOS