¿Apoyarías a tu pareja en su carrera después pillarle en una infidelidad?

Hoy nos fijamos en la historia de la mujer de Strauss-Khan. Repasamos su historia: el debate está servido.

anne sinclair

Hoy nos fijamos en la historia de la mujer de Strauss-Khan. Repasamos su historia: el debate está servido.

62 perfectos años, carreras, idiomas, bolsos de Hermés y la mejor agenda de Francia. Anne Sinclair sólo tiene una mancha negra en su currículum: su marido. Lo mejor de este asunto es que un tipo de la escasa catadura moral de Strauss- Kahn jamás será presidente de la República; lo peor, que una mujer de la personalidad, inteligencia y charme de Anne Sinclair jamás será primera dama. Hubiese sido un bálsamo para la nación tras las tonadas y cameos de Madame Sarkozy. Francia se lo pierde.

Madame DSK espera su momento en silencio; hasta ahora ha dado la cara y fi rmado cheques con seis ceros; no ha tenido un mal gesto; ha sonreído; ha apoyado a monsieur DSK todo lo que una mujer puede apoyar a un hombre pillado en falta sexual una y mil veces. El oxígeno comienza a faltarle. Se suman las caídas del orangután; la primera, la de la etérea Tristane Banon; la segunda, la de una economista húngara del FMI a la que no ponemos cara; la tercera, en el suelo del Sofi tel neoyorquino, un hotel de lujo para barrigudos representantes de foie de Gascuña; la cuarta, la de decenas de juergas con prostitutas globales. El crédito se le agota a Dominique Strauss- Khan.

Queremos saber tu opinión

Entra en nuestro Facebook y dinos: ¿apoyarías a tu pareja en su carrera si le pillases en infidelidades como DSK?

 

Continúa leyendo...

COMENTARIOS