Punto G: eso es todo lo que tienes que saber

Ubicarlo, aumentar su sensibilidad o activarlo... no son pocos los misterios que intrigan a las mujeres acerca de este supuesto centro de placer. A por ello.

Punto G
Sexo en Nueva York

Tan solo una letra es necesaria para erizarnos el pelo. G. Correspondiente a una zona mitificada y a menudo difícilmente localizable, el punto del placer supuestamente supremo inspira tanto misterio como fascinación. Descubierto por el doctor Gräfenberg (de ahí su nombre) en 1944, el debate sobre su propia existencia es aún persistente y dos bandos se diferencian claramente. En los años 60, el equipo de investigación Masters et Johnson cuestionó por primera vez su existencia demostrando que el orgasmo solo se podía conseguir a través del clítoris. Desde entonces, se multiplicaron los estudios y análisis del famoso punto G, así como los testimonios de mujeres que tampoco coinciden.

Una adecuada estimulación puede llevar a la excitación sexual y al orgasmo femenino, pero la realidad es que la mayoría de las mujeres no llegan a él mediante el coito y otras nunca han experimentado esa sensación. Algunos expertos aseguran que una de cada diez mujeres consigue a través de la penetración al orgasmo. Las demás experimentan, como mucho, una sensación agradable pero necesitan más estímulos para llegar al epicentro del placer.

Punto G
50 Sombras de Grey

Pero si existe realmente... ¿dónde se ubica? Las paredes vaginales, ultra erógenas, son la clave ya que contienen terminaciones nerviosas directamente ligadas al placer. El punto corresponde a una pequeña protuberancia que está dotada de una densa inervación ubicada detrás del hueso púbico. Estaría a unos 5 centímetros de la vagina, en una zona apenas más grande que una moneda de dos euros y es fácilmente reconocible por su aspecto rugoso, que difiere de la textura más lisa de las paredes. Al igual que los senos o el clítoris, es distinto para cada mujer y su ubicación es por lo tanto relativa.

La estimulación es especialmente difícil, una vez más depende de cada mujer. Puedes realizarlo sola con los dedos o con un juguete sexual o con tu pareja, indicándole la zona exacta de estímulo. El punto solo será detectable tras un mínimo de preliminares, requiere excitación para ser perceptible. Algunas posiciones sexuales son más propicias que otras al estímulo de esta zona: la cuchara o el perrito son dos de las más recomendables ya que permiten una penetración más profunda. Al igual que para otras actividades sexuales, te será más fácil disfrutar si conoces tu propio cuerpo por lo que no dudes en experimentar sola a través de la masturbación. Pese a seguir siendo uno de los grandes tabús femeninos, es una manera de las maneras más naturales de disfrutar y conocerse a sí misma. Si el estímulo de tu famoso punto funciona, debería aumentar de volumen y procurar un placer intenso o sencillamente una sensación agradable antes de la penetración.

Punto G
Friends

¿No lo consigues? Algunos centros médicos aportaron una solución para aquellas mujeres que apenas tienen sensibilidad en esta zona: la infiltración de grasa autóloga o ácido hialurónico para conseguir una mayor proyección de este punto. Gracias a esta técnica, realizada en una sola sesión, puede aumentar la sensibilidad y el estímulo al roce. El punto G no sería la única fuente de estimulo. Algunos estudios apuntan por ejemplo a la existencia del punto A, ubicado “a medio camino entre el punto G y el cuello de la vagina”. Ya lo sabes, todo es probar.

CONTINÚA LEYENDO