¿Cómo hacer que la pareja sobreviva al verano?

Las rupturas tras las vacaciones son bastante comunes… así pueden evitarse.

Pexels

Las vacaciones son el momento más deseado para la mayoría de las personas, pero en algunos casos el periodo estival puede desencadenar el fin de una relación sentimental. De hecho, el número de divorcios y separaciones en España crece en el último trimestre del año, tras las vacaciones de verano, según los datos de EP Data y el Consejo General del Poder Judicial. Así, en la última década, ha sido el periodo del año con más rupturas oficiales de pareja, con el 60% de los casos.

Pero, ¿qué factores influyen en estas rupturas y cómo pueden evitarse?

Pexels

Convivencia intensificada en relaciones ya deterioradas. “El factor clave para que haya más separaciones en verano es que aumenta el tiempo compartido para parejas que ya tienen un nivel de conflicto o de desconexión elevado. Entonces se produce la mezcla perfecta para que el conflicto explote” explica Adrián Montesano del Campo, profesor de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la UOC.

Burbujas de pareja» que no se cuidan. Según el experto, durante el resto del año las ocupaciones diarias hacen más fácil escaquearse de una de las tareas fundamentales de la pareja, que es cuidar la relación y la burbuja de pareja, el espacio de bienestar y de encuentro del que gozan las dos personas. «Si no dispones de esta burbuja de pareja, cuando llega el verano todo se complica», afirma el profesor. Las relaciones que se rompen después del verano a menudo arrastran años de desgaste. De hecho, de promedio las parejas divorciadas en 2017 habían estado casadas durante 16 años, y el promedio de edad era de 45 años en las mujeres y de 47 en los hombres, según datos del INE. 

Descubrir la cara oscura. De acuerdo a los expertos, solo se necesitan tres meses de matrimonio para solicitar el divorcio. «En el caso de las parejas que hace poco tiempo que están casadas —o juntas— el verano podría tener un efecto de dispersión o disolución de los vínculos amorosos. Te puede permitir ver las caras "no deseables" de la pareja», explica. Francesc Núñez, de la Universidad de Catalunya.

Enamoramiento de verano. A veces, las parejas también se rompen por la irrupción de una tercera persona. «En las vacaciones puedes descubrir mundos —y amores— que no pasan por la vida doméstica, que tal vez se considera tediosa, o por una relación conyugal que puede verse como aburrida», afirman los expertos.

Expectativas de las vacaciones y perspectiva de futuro. Las vacaciones están cargadas de simbolismo social: «Se espera que sean momentos de excepcionalidad, de experiencia intensa, que nos conmuevan y casi nos rediman de los meses de trabajo y la dura cotidianidad. En este contexto, muchas personas tienen unas expectativas elevadas. Y si no se cumplen, la decepción se añade a otras fuentes de malestar que se acumulan previamente y que crecen durante las vacaciones. La combinación es explosiva y puede conllevar rupturas de pareja.

Pexels

¿Puede salvarse la relación después de un verano de crisis?

Una pareja que tenga un alto nivel de conflicto o de desconexión sentimental o sexual puede decidir separarse —una opción muy legítima— o bien decidir que después del verano buscará ayuda profesional. Si se opta por esta última opción, los expertos recomiendan mantener las formas y reflexionar sobre lo que debe hacer cada uno para mejorar la relación o, como mínimo, tener claro lo que se quiere y lo que no se quiere de la relación y de la otra persona. La ayuda de un profesional siempre es bastante fructífera, ya que permite reconstruir la burbuja que debe haber entre las dos personas.

Continúa leyendo