Vídeo de la semana

Consejos para que la vuelta a la rutina en pareja no suponga un problema en tu relación

La vuelta a la realidad puede ser un detonante para el conflicto en pareja. ¿Cómo evitarlo?

parejas
Pexels

Llega septiembre y, con él, el final del idílico periodo vacacional. La vuelta a la rutina conlleva momentos y situaciones que para muchos pueden llegar a ser complicadas de afrontar. Retomar los horarios del trabajo, o la vuelta al cole de los niños, entre otros, nos pueden llegar a suponer elevados niveles de estrés. Pero ¿qué ocurre en la pareja? ¿Es posible que el fin del verano pueda llegar a afectar nuestra relación?

Las vacaciones de verano tienen los ingredientes básicos para que una relación sea más bucólica, y los problemas que podíamos tener antes desaparecen por lo menos temporalmente. Esto se debe a que tendemos a estar más relajados y, por supuesto, a que contamos con más tiempo de ocio que, en la mayoría de ocasiones, lo dedicamos a compartir con el otro miembro de la pareja. Además, por norma general, durante el periodo vacacional, estamos más predispuestos a disfrutar, a dejarnos llevar y, por ende, pasamos más cosas por “alto” con el fin de evitar un conflicto, algo que quizás en otra época del año no haríamos. La vuelta a la realidad puede llegar a ser, sin duda, un gran detonante para el conflicto en pareja. Y si lo pensamos tiene sentido, pasamos de estar sin horarios, sin prisas, compartiendo mucho tiempo juntos y de mayor calidad, y de un día para otro todo eso acaba, nos despertamos y ya hemos vuelto a nuestro día a día.

consejos pareja
Pexels

Desde TherapyChat nos ofrecen varios consejos para que esta vuelta a la rutina tras las vacaciones no afecte a vuestra relación. Puedes comenzar por lo siguiente:

Identificar vuestras emociones: es normal sentir nostalgia después de haber pasado unos días muy felices. Permitid daros el tiempo necesario a cada uno, pero tened en cuenta que la tristeza es parte del pasado y la ansiedad parte del futuro, si centramos nuestros pensamientos en el presente podemos reequilibrar todas esas emociones y centralizar nuestro foco de atención en el aquí y ahora y no únicamente en lo que fue. 

Sacar lo bueno de la situación: al fin y al cabo, habéis podido dedicaros unos días de descanso, de desconexión y de recargar pilas para los nuevos comienzos. De esta manera nos agarramos a lo bueno e inconscientemente minimizamos lo malo. 

Dedicar tiempo fuera de la rutina: es muy fácil caer en la monotonía, pero con un poco de esfuerzo podéis encontrar momentos o detalles, por muy simples que sean, que sorprendan y reafirmen el por qué os elegisteis el uno al otro. Es importante que estos momentos y escapadas no sean únicamente en fechas importantes como cumpleaños, aniversarios o vacaciones. 

Iniciar un proyecto en común: embarcaos juntos en nuevas aventuras, no importa lo que sea, irse a vivir juntos, compartir un nuevo hobbie, adoptar a una mascota, todo ello nos ayudará siempre y cuando sea del agrado de ambos. Estar construyendo algo en común va a ser motivante para la pareja y es una manera de pasar tiempo de calidad juntos y fomentar el compromiso. 

Cultivar vuestras habilidades de comunicación: de esta manera aprenderemos a mejorar la relación sin tener que depender del periodo vacacional o de algún contexto diferente al rutinario. La ayuda de un profesional puede guiaros en este aspecto, una buena comunicación con la pareja es clave para permanecer satisfechos.

Continúa leyendo