¿Cuánto sabemos las mujeres de nuestra vagina y su cuidado?

Para algunas es un misterio entender sus señales y problemáticas. ¡Aquí tienes una pequeña guía para saber más sobre ella!

La vagina, esa gran desconocida para algunas mujeres
La vagina, esa gran desconocida para algunas mujeres/ iStock.

La vagina, esa gran desconocida para la mayoría de las mujeres. La importancia de su salud y cuidado es algo de lo que todas las mujeres deberíamos ser conscientes, aunque (por desgracia) esto no es así. Te traemos una pequeña guái para que descubras qué es lo que estás haciendo mal a diario. ¡Atenta!

La mejor higiene es (a veces) una menor higiene

Estamos acostumbradas a comprar millones de productos para la higiene íntima y a menudo los utilizamos varias veces al día.

El primer error que cometemos es precisamente abusar de productos con fórmula antibacterial que resultan demasiados agresivos en condiciones normales, ya que solo deberían ser empleados en caso de infección. Los expertos aconsejan elegir siempre jabones íntimos neutros sin perfumes, pues limpian suavemente y no influyen sobre la flora vaginal. ¿El motivo? Que algunos geles suelen eliminar también las bacterias que residen de forma natural en esta zona, algo que es perjudicial, y alteran el ph natural de la piel. 

Además, tan solo debes lavar con jabón tu vagina una vez al día. En otras ocasiones, solo será necesario utilizar agua, y se recomienda tibia o fría; y es que las partes íntimas conservan la temperatura más alta del cuerpo, por lo que no necesitan más calor. 

Y por cierto, es mejor evitar las toallitas húmedas, a menos que sea un caso de necesidad extrema, porque contienen perfumes.

Braguitas, ¿sí o no?

La respuesta es claramente sí a que las lleves durante el día, pero, ¡no por la noche!

La mayoría de ginecólogos está de acuerdo en afirmar que por la noche no deberíamos llevar nuestra ropa interior, ya que es recomendable que la vagina respire, y porque en estas prendas las bacterias se multiplican por el ambiente húmedo y la alta temperatura. Es por ello que dormir sin ellas tendría un efecto positivo. 

¿Las pérdidas vaginales de flujo son normales?

¿Cuánto sabes sobre tu propia vagina y su cuidado?
¿Cuánto sabes sobre tu propia vagina y su cuidado?/ iStock.

En la mayoría de los casos, sí: todas las mujeres las tienen en cantidad diferente y sobretodo en edad joven es perfectamente normal que sean abundantes. 

Eso sí, hay que estar muy atenta a las señales, ya que el momento en el que debemos preocuparnos es cuando algo cambia. Si la cantidad o el color del flujo se modifican, es probable que algo esté pasando. Para tu tranquilidad, el color tiene que ser transparente y la cantidad puede aumentar antes o después del ciclo menstrual, en otros momentos es anómalo. Si se presenta amarillento, verdoso, blanco o en tonos marrones, es mejor ir al ginecólogo para descubrir la entidad del problema. 

Otro elemento a tener en cuenta es el olor, pues el flujo que posee un olor fuerte y desagradable puede ser un claro indicador de que existe una infección.

¿Es importante hacer controles periódicos también si no observamos problemas?

Sí, totalmente. Muchas afecciones que aparecen en nuestra vagina no presentan (al principio) síntomas de ningún tipo, pero con el tiempo pueden causarnos daños y tener consecuencias en la salud de nuestro aparato reproductor. Es fundamental acudir una vez al año al ginecólogo para someternos a una revisión y realizarnos las pruebas pertinentes para descartar posibles problemas; además, es bueno someterse cada tres años al test del VPH.

Por último, recordaros que el aparato genital femenino se encuentra en conexión con el resto del cuerpo y, si estamos enfermas o estresadas, eso puede influir también a nivel vaginal.

Y no olvides que, si tomas un tratamiento a base de antibióticos, debes proteger tu flora bacteriana. ¿Cómo? Una buena idea son los suplementos probióticos.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS