Discusiones de pareja durante las vacaciones, ¿podemos evitarlas?

Con el verano a la vuelta de la esquina, las vacaciones llegan, y con ellas los conflictos en la pareja. Te enseñamos qué hacer para evitar las discusiones y que ambos disfrutéis de unos días de relax.

Discusiones de pareja durante las vacaciones, ¿podemos evitarlas?
Mad Men/ ABC.

Las vacaciones son la época en la que más discuten las parejas; sobre todo en verano, debido a que el período de descanso es más extenso. Y no lo decimos nosotros, lo refleja cada año el INE, que en sus datos revela que, año tras año, tras el verano y en los últimos tres meses del año aumenta el número de divorcios y separaciones en nuestro país.

Verónica Rodríguez Orellana, terapeuta y directora de Coaching Club (un equipo pionero en técnicas de coaching grupal en Madrid), afirma que: “Durante todo el año esperamos las vacaciones con ansia y pensamos que, cuando ya tengamos ese anhelado tiempo, será el momento de poner las cosas en orden, que las cosas en tiempo de descanso resultarán y por eso las vacaciones suelen ser tan esperadas e idealizadas. Pero depende de cómo se encuentre nuestra relación de pareja, las vacaciones pueden ser un éxito o la antesala del infierno”.

¿Y a qué se debe este aumento de los problemas conyugales durante las vacaciones? “En algunos casos las vacaciones, puede precipitar la decisión pospuesta de ponerle punto final a la relación. Sin embargo, nunca la culpa será de las vacaciones, sino de los conflictos previos o de lo que se encontraba latente y quizás se pusieron de manifiesto al tener que compartir mucho tiempo con el otro”, afirma Rodríguez Orellana.

Discusiones de pareja durante las vacaciones, ¿podemos evitarlas?

Y es que los problemas no solo aparecen durante los días de descanso, pues cosas que se plantean mientras planificamos las vacaciones también pueden generar conflicto. Elegir el lugar de descanso, si el viaje se hará en solitario, en familia o con amigos, la repartición de tareas, qué hacer con los hijos, la sexualidad o qué actividades realizar en este tiempo son algunos de los principales focos de conflicto en la pareja. Luego, durante las vacaciones, pueden crearse unas expectativas no realistas sobre la situación de la pareja que a la larga son perjudiciales y se vuelven precisamente en contra, como el creer que se tendrá más tiempo para la comunicación entre ambos o esperar un aumento del número de relaciones íntimas.

Lo que recomiendan los expertos es afrontar el período vacaciones de convivencia con positivismo, apertura ante la comunicación y paciencia. Con ello conseguiremos afrontar cualquier posible desencuentro y solucionarlo de la mejor manera posible. También nos han dado los 6 puntos clave que debemos cuidar para evitar que las vacaciones sean el principio del fin de nuestra pareja, tanto en la planificación como mientras las disfrutamos. 

1. La elección del lugar. ¿Nos vamos de escapada romántica por Europa o de turismo playero a Ibiza? Hay que poner en marcha los dotes de negociación que cada uno tenemos. Si no se llega a un acuerdo, se puede ceder a cambio de que el año siguiente la elección sea nuestra.

2. Qué hacer durante las vacaciones. La regla de oro es respetar los gustos individuales de cada uno y aceptar las diferencias con generosidad. Por ejemplo, si uno es fan de las actividades deportivas, hay que tenerlo en cuenta y respetarlo, aunque sintamos que esto nos quita tiempo de la convivencia en pareja.

Discusiones de pareja durante las vacaciones, ¿podemos evitarlas?

3. Con la familia, ¿sí o no? ¿Con sus padres en la playa o con los míos al campo? ¿Nos vamos a su casa o buscamos un hotel? Sí, las familias, esté la pareja en crisis o no, pueden ser un motivo de conflicto, y también aparecen variables como los hijos provenientes de parejas previas y la planificación de las vacaciones con los casos de custodia compartida. ¿La solución? Hay una para cada uno, pero el diálogo y el saber escuchar el uno al otro sobre qué es lo que le apetece hacer ayudará a encontrarla. Eso sí, aunque las vacaciones sean en familia, unos días de escapada a solas para la pareja no os los debe quitar nadie.

4. La sexualidad. La rutina interfiere en la vida sexual de la pareja, por lo que las vacaciones, con un menor ritmo de vida, pueden ser un momento perfecto para el reencuentro y acercamiento entre ambas partes. Eso sí, es respetar la espontaneidad y no presionar para que el deseo surja de forma natural.

5. Mis/tus/nuestros amigos. Buscar compartir las vacaciones con otra pareja suele ser un comodín cuando algo no marcha bien; puede funcionar, pero será esconder los problemas una vez más. Si no hay problemas previos y se comparte con amigos un viaje, hay que tener claro que todo el mundo va a estar cómodo y que las parejas van a tener tiempo y espacio para ellos solos.

6. Las tareas y responsabilidades. Para evitar reproches y enfados, nada mejor que dejar claro desde el principio de las vacaciones qué dinámica de reparto de tareas y responsabilidades va a seguirse. Todo ello ayudará a que los días de descanso se desarrollen en paz y resulten de lo más satisfactorios para todos.

Etiquetas: pareja

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS