El antes y el después de la infidelidad

Hace un tiempo que mi marido me confesó una infidelidad. Yo le perdoné y decidimos seguir, pero, desde entonces, siento rechazo y no me apetece tener sexo con él.¿Qué puedo hacer?¿Se me pasará?

infidelidad

Hace un tiempo que mi marido me confesó una infidelidad. Yo le perdoné y decidimos seguir, pero, desde entonces, siento rechazo y no me apetece tener sexo con él.¿Qué puedo hacer?¿Se me pasará?
Luisa, Santander

María Antonia: "La infidelidad es la traición a un compromiso entre dos personas; difícil de aceptar. Sin lugar a dudas, el engañado es el que vive la peor parte. Los sentimientos que se entrelazan son muy potentes y es realmente complicado entenderlos si nunca has vivido una experiencia así. Pasas de la incredulidad a la rabia, de la inseguridad al desprecio; es una especie de violación emocional del complejo mundo de la pareja. Definitivamente, hay un antes y un después.

No todas las parejas sobreviven a una infidelidad. Muchas ni siquiera se dan una segunda oportunidad. Algunas de las que lo intentan, a pesar de las buenas intenciones, fracasan: el rencor, los reproches y otros sentimientos de esa índole acaban por destruir la maltrecha relación.

Es normal que te sientas así. Toda la conmoción que esta traición te ha provocado no puede desaparecer de la noche a la mañana. El rencor acostumbra a ser el sentir más perseverante y, en ocasiones, dependiendo del dolor que haya provocado en ti, puede durar años.

Mi consejo es que no dejes que esos sentimientos se apoderen de ti. Si tu pareja ha decidido seguir a tu lado, será porque te quiere. Intenta hacer un poco de introspección para entender por qué pasó, pero no te culpabilices demasiado; lo más seguro es que sea una cuestión de deseo mal controlado, peor sería descubrir que la infidelidad ha sido por desamor. Las cosas deben quedar bien claras: tu marido tendrá que mostrarse arrepentido y sincero para que podáis volver a construir la confianza que él ha roto. Una vez hayáis hablado del tema, no te aconsejo que insistas en saber detalles eróticos, no hará más que generarte inseguridad. Tu autoestima está dañada en lo más profundo y es normal que no sientas deseo.
El tiempo irá calmando los pensamientos negativos, pero tienes que poner de tu parte: deberás intentar superar la situación y perdonarle con total sinceridad.

En último caso, si ves que la situación no mejora, es importante que acudáis a un terapeuta".


Continúa leyendo...

COMENTARIOS