El 'peaking', la técnica que te ayudará a alcanzar el orgasmo siempre que quieras

El 'mindfulness' o la plena concentración llega al mundo del sexo. Conoce la técnica del 'peaking' con la que conseguirás disfrutar del orgasmo durante más tiempo. No sirve de nada gemir, lo importante es gozar cuando toca.

Orgasmo sexo

Si de lo que hablamos es de la búsqueda del placer sexual, el método del peaking parece haber demostrado su valía. La sexóloga británica Tracey Cox comentó en unas declaraciones al Daily Mail que la paciencia y la duración serían más importantes que la fuerza o el ímpetu, incluso en temas de sexo.

Una fórmula mágica para alcanzar el paraíso

En la actualidad, sabemos que el orgasmo es igual de único para cada una de nosotras que lo son nuestras huellas dactilares, hasta el punto de que Tracey Cox sostiene que "nadie tiene las mismas sensaciones durante un orgasmo". Además, insiste en que "en gran medida, todo depende de diferentes factores". Por lo tanto, el orgasmo será de una manera u otra para cada mujer dependiendo, no solo de cada una, sino también del estado de ánimo en el que se encuentren en el momento X.

Sin embargo, hay métodos probados que ayudan a alcanzar el orgasmo más fácilmente, como, por ejemplo, el fortalecimiento del perineo, que ayuda a progresar por el camino del placer. También se recomiendan otros ejercicios, como alternar los elementos estimuladores (boca, pene, dedos...) o aprender a aguantar, lo que se conoce como el método del peaking o traducido: el método de los máximos.

Por supuesto, otro de los ejercicios más recomendados es practicar hipopresivos para fortalecer el cuello pélvico y mejorear así la calidad de los orgasmos femeninos.

¿Qué es el peaking?

Orgasmo
Unsplash

Vivimos en una sociedad en la que estamos acostumbrados a ir rápido a todas partes. Pero cada vez son más las personas que a través de distintas campañas ruegan una concienciación a nivel mundial para que bajemos el ritmo en todos los sentidos. A la hora de comer, vestirnos, viajar, maquillarnos, e incluso en esta ocasión el sexo. El slow sex tiene cada vez más éxito y aunque era tendencia al otro lado del Atlántico, ha llegado a nuestro país con claras intenciones de quedarse. Básicamente consiste en tomarte con calma todo lo que rodea al momento en cuestión. Desde que os metéis en la cama hasta después del orgasmo (mutuo, evidentemente). Pero debes recordar que, si notas que el placer aumenta, habrá que levantar el pie del acelerador.

Como cuenta la terapeuta sexual Nathalie Giraud Desforge para doctissimo.fr, "más que de aguantar, se trataría de surfear la cresta de la ola orgásmica y de retrasar todo lo posible la fase resolutoria. Controlar el subidón orgásmico primero requiere ser consciente de su existencia, y en consecuencia estar atenta a lo que el cuerpo te dice y a lo que sientes".

Os aseguramos que el método funciona, pero eso no significa que no haya que entrenarlo.

¿Cómo se hace?

Orgasmo
Unsplash

Lo primero es relajarse y concentrarse en el momento para disfrutarlo lo máximo posible. Con una profunda inspiración y consiguiendo la contracción del perineo daremos el primer paso. Una vez que expires relaja todos tus músculos, lo que hará que la sensación de placer invada todo tu cuerpo.

Practícalo y repítelo siempre que puedas, acabarás siendo una experta en peaking.

CONTINÚA LEYENDO