El sexo del futuro

Haremos el amor a distancia, con sensores, a través de juguetes sexuales manejados por control remoto e incluso con avatares creados según nuestras necesidades. Las fantasías eróticas y la imaginación podrán quedar en un segundo plano. Así sera el nuevo sexo.

El sexo del futuro

Los dispositivos de placer no son tan actuales como podemos pensar. La realidad es que su origen se remonta hasta hace 28.000 años, cuando en 2005 se descubrió el primer dildo conocido en las cuevas de Hohle Fels, Alemania. Sin embargo, no necesitamos ir tan lejos para ser conscientes de la gran revolución que han causado estos aparatos. En la actualidad, famosas como Paris Hilton, que reconoce tener como favorito un vibrador de cristal con una colita de zorro que se mueve o Victoria Beckham, cuyo marido le ha regalado un vibrador de platino hecho a mano sobre una base de diamantes y valorado en dos millones de dólares, son solo algunos ejemplos.

¿Creías que eras la única con algún juguete erótico en tu armario? La realidad sexual se centra en los teledildos, la utilización de imágenes en 3D, la interacción con avatares, con personas al otro lado de la pantalla, y en la robótica. ¿Quién no ha imaginado alguna escena erótica con algún actor, con el vecino del portal de al lado o con un apuesto desconocido? La tecnología ha abierto un mundo sin precedentes al alcance de nuestra mano.

Existen algunos dispositivos que pueden solucionar problemas a los que seguramente llevas tiempo dándoles vueltas: una relación a distancia, la cita con el ginecólogo o el ruido tan intenso que caracteriza a tu juguete. Los creadores de estas nuevas tecnologías han escuchado nuestras necesidades, por lo que a día de hoy, podemos encontrar en el mercado productos como el proyecto Kiiro (¡una auténtica revolución!), ya que fusiona la utilización de la tecnología de sensores y una red social. Su objetivo es que las parejas disfruten del contacto físico a pesar de que les separen miles de kilómetros. Para ello, cuentan con un dildo femenino repleto de sensores denominado Pearl, y con un masturbador inteligente y activo, conocido como Onyx. Si decides disfrutar de esta tecnología tan avanzada, debes saber que primero tienes que crear un perfil en una red social propia de Kiiro y, a continuación, tanto tu pareja como tú, vincularéis ambos dispositivos a través de Internet, para que cada uno pueda sentir los movimientos del otro a tiempo real. Si estás soltera o te apetece disfrutar en solitario, es interesante saber que hay una modalidad individual, con la que podrás visualizar vídeos porno, aunque también se puede utilizar con otra persona en la misma habitación por medio de la tecnología Bluetooth. El precio del dispositivo masculino es de 230 euros y el femenino, de 137 euros.

'Gadgets' del placer

El sexo del futuro

Con el objetivo de hacernos la vida más fácil, ha llegado ya el vibrador con función endoscópica. ¿Qué le parecería a nuestro ginecólogo esta idea? Ishai Bravo, gerente del centro de sexología Con Mucho Gusto!, en Santiago de Compostela, comenta que “los reputados científicos y sexólogos Masters & Johnson ya usaban un vibrador con cámara para explorar y entender las contracciones de las paredes vaginales”, así que esta puede ser una buena opción para los profesionales del sector. El juguete sexual es conocido como Siime (166 euros) y, según nos comenta Jasper, administrador de Svakom, hay dos modalidades; una que necesita un cable conectado al ordenador, y otra denominada Siime Eye (230 euros), que se puede conectar al móvil, tablet o al laptop a través del wifi. La característica más sorprendente de este juguete –nada ruidoso y totalmente discreto– es que lleva adaptada una cámara HD en su punta. Según la psicóloga y sexóloga Martina González Veiga, de Con Mucho Gusto!, “muchas mujeres desconocen sus genitales, por lo que considero que puede ser una herramienta útil para un mejor conocimiento y para enriquecer la sexualidad individual y en pareja”. Los comentarios de las personas que lo han utilizado también son positivos, algunos como Stevela, comentan en su web: “Es un juguete caro, pero vale la pena. Lo compré para mi novia ya que los dos somos muy curiosos en este tema y está encantada, tanto con su vibración como con sus modos e intensidades. Además, le sorprendió su suavidad”. Otra usuaria, Lara, añade que “siempre quise saber qué sucedía dentro de mí, especialmente durante el orgasmo. Fue una revelación tanto para mí, como para mi pareja".

Lovely y The Machine To Be Another son otros dos productos interesantes, pero que, lamentablemente, todavía no se encuentran a la venta. Si lo que deseas es mejorar tu vida sexual en pareja, sin duda, la primera opción sería la tuya. Lovely es un anillo para el pene que se encarga de medir la eficiencia sexual de la pareja, el ritmo y las calorías quemadas, para luego, a través de una aplicación móvil aportar una serie de consejos sobre cómo disfrutar más de las relaciones. ¡Un entrenador sexual personalizado!

Por otra parte, si lo que queremos es experimentar qué se siente al cambiar de sexo, podremos conseguirlo. The Machine To Be Another presentó su proyecto Gender Swap (Intercambio de sexos) en el Festival de Cine Europeo des Arcas, del año pasado en Barcelona. Su objetivo es dar a conocer qué se siente en el cuerpo del otro utilizando la ilusión cerebral de ambos usuarios. A través de estos experimentos esperan ayudar en temas tan interesantes como la identidad de género, la teoría Queer, la tecnociencia feminista, la intimidad y el respeto mutuo.

Futuro inminente

El sexo del futuro

En un futuro más cercano, ¿cuáles son las nuevas sorpresas que nos llegarán? La primera viene de la mano de Oculus Rift, un casco de realidad virtual desarrollado por Oculus VR que promete la inmersión total dentro de un videojuego. Gracias a su visión en 3D y a sus características especiales, permite que te sientas como si formaras parte de lo que está sucediendo. Esta peculiaridad ha conseguido que sea interesante para la industria del entretenimiento adulto. Palmer Luckey, creador de este dispositivo, comenta que “la realidad virtual ha estado focalizada en los sectores médico, militar y empresarial, pero quizá la industria del entretenimiento sea el conductor más grande de la tecnología”. Este dispositivo tiene un precio de 699 euros, más gastos de envío.

¿Lo siguiente? Los robots sexuales, muñecos reales capaces de hablar, escuchar, seguir una conversación, sentir tu contacto y convertirse en un verdadero amigo. Por si esto fuera poco, podrán llegar a ser tu fiel amante, ya que experimentarán orgasmos a través de tu contacto. Sorprendente, ¿no? Douglas Hines, fundador de True Companion World’s First Sex Robot Company y miembro de la organización de salud robótica TC Systems, es el creador de Roxxxy y Rocky, dos prototipos de este novedoso avance. A nivel físico son como humanos y cuentan con características tan sorprendentes como el contacto visual de la persona con la que están hablando o el movimiento del cuello hacia donde esta se encuentra. Por extraño que pueda parecer, la conocida película Her ya había explorado la posibilidad de que un ser humano se enamorara de un sistema operativo. De igual forma, la doctora Helen Driscoll, de la Universidad de Sunderland (Reino Unido), afirma que el sexo tecnológico está avanzando de una forma tan rápida y que seguramente en el año 2070 las relaciones físicas sean consideradas como primitivas. Se estima que 4.000 hombres ya han realizado la reserva del robot Roxxxy, mientras que 20.000 han pedido información acerca del producto. A través de su página web (www.truecompanion.com) podrás reservar uno de estos magníficos muñecos, eligiendo su color de pelo, de ojos, su maquillaje y hasta el tamaño de su vello púbico. Eso sí, ten en cuenta que el precio de cada uno rondará los 6.443 euros.

Atrás quedaron los rústicos dildos, los anillos de cerámica o las muñecas hinchables de tela. Las nuevas tecnologías abren un mundo de posibilidades donde los límites los pone el consumidor. En la actualidad, lo que predomina es la nueva tecnología en todos sus aspectos, con el objetivo de hallar el máximo placer a través de cada uno de nuestros sentidos. ¿Te atreves a probarla?

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS