'Free flow instinct': ¿En qué consiste?

El modelo del "flujo instintivo libre" plantea prescindir de protección higiénica durante la regla. ¿Por qué adoptarlo? ¿Es tan mágico como parece?

Free flow instinct
Istock

Pese a la evolución de las mentalidades, los mitos ligados a la menstruación siguen siendo numerosos, y no solo en las zonas más aisladas del mundo. Dolor, suciedad, impureza… la regla genera fascinación pero también rechazo. A pesar de ser un fenómeno totalmente natural, conlleva un cierto grado de molestia. Según un estudio realizado por la firma THINX a principios de este año, más de la mitad de las mujeres se avergüenzan de tenerla y afirman no sentirse cómodas durante el famoso periodo rojo.

¿Te parece surrealista? Felizmente, algunos fenómenos pretenden acabar con el tabú de una manera radical. Es el caso del ‘Free flow instinct’, el “flujo libre instintivo”, un método que supone renunciar al uso de tampones, compresas y otros productos de higiene intima durante el periodo. Si a primera vista parece imposible aplicarlo, varias blogueras y usuarias confirmaron su eficacia a todos los niveles, eso sí, teniendo cierta paciencia. El método obliga a escuchar de una manera más activa su cuerpo, y seguir incluso un aprendizaje parecido al del uso del baño por los niños. Se trata de ser consciente de su propio flujo y necesidades y de desarrollar a su vez, una mayor sensibilidad corporal. No lo ocultemos: los primeros intentos suelen fallar estrepitosamente por lo que la paciencia será tu mejor aliada a la hora de pasarte a este método.

¿Cómo aplicarlo? Conviene aprender a “usar” los músculos de la vagina y del perineo, para retener y posteriormente liberar el flujo. Con el tiempo, sabrás cuando tu útero necesitará eliminarlo, y no tendrás la necesidad de realizar un esfuerzo para evacuarlo. Supone, evidentemente, conocer sus ciclos y también la abundancia del flujo. Si tu menstruación llega de forma irregular, es conveniente que te mantengas más pendiente para evitar la generación inútil del “estrés de manchar”. De igual manera, puedes, por razones como el embarazo, tener un perineo demasiado relajado, lo que puede dificultar la aplicación del método. El control no sería imposible, pero seguramente más complicado.

Las ventajas del "Free flow instinct" no solo se limitan a sentir una mayor conexión con el cuerpo. Es también una manera de reducir la producción de productos de higiene contaminantes. El tampón reutilizable, la copa menstrual, que solo requiere una limpieza con agua, o incluso las braguitas con protección integrada son algunos de los productos que surgieron en los últimos años como alternativa, sin resolver del todo, aun así, el impacto ambiental. Gracias a los avances tecnológicos, la menstruación deja, cada vez más, de ser un freno en la vida cotidiana: tampones de nueva creación permiten tener sexo… sin manchar. Un desarrollo esperanzador que podría llevar al final de los prejuicios.

'Free flow instinct'
Unsplash

Según ginecólogos y psicólogos, el método "Free flow instinct" permitiría despedirse definitivamente de la presión ligada a la regla así como sentirse en total y absoluta libertad. La menstruación no se presentaría cada mes como un obstáculo y, ayudaría incluso a reforzar la femenidad y la confianza al generar una relación aún más íntima con el propio cuerpo. ¿Lista para probar? La única regla: deja fluir.

CONTINÚA LEYENDO