5 gestos 'románticos' que en realidad son mala señal (y pueden ser tóxicos) en una relación

¿Amor romántico o amor tóxico? Atenta a estos gestos y acciones, a menudo pueden esconder conductas tóxicas de abuso o control.

gestos románticos tóxicos
Pexels

¿Es romántico o tóxico? Cuando empezamos una relación de pareja, queremos que esta sea atenta, cariñosa y protectora con nosotras… ¡Cosas buenas, por supuesto! El problema es que, en un mundo en el que el mito del amor romántico es el más extendido (y ahí están las películas de amor, los cuentos de hadas y las historias de princesas rescatadas por su príncipe azul para recordárnoslo desde bien pequeñas), algunos gestos a priori románticos pueden estar enmascarando actitudes tóxicas, sin que nos demos cuenta de ello.

Actitudes demasiado protectoras que terminan siendo controladoras, demasiada atención que se convierte en obsesión… Ya sabes de lo que hablamos. Estos son algunos gestos románticos que en realidad son ‘red flags’, o lo que es lo mismo, señales de que algo no va bien en una relación, sobre todo al principio. ¡Ojo con ellos!

Declaraciones de amor demasiado pronto: Las declaraciones de amor eterno en las primeras citas no suelen ser muy buena señal. Expresiones como ‘eres mi alma gemela’, ‘no puedo vivir sin ti’ o ‘nunca querré a nadie como a ti’ son románticas, pero si tu pareja te las dice nada más conocerte, empieza a sospechar: es un comportamiento bastante común entre abusadores, controladores y personas narcisistas. Puede que les gustes desde un principio, pero ahí está el problema: si es muy pronto no te conocerán todavía, y es probable que cuando vean algún cambio en ti que no les guste respondan con agresividad o frialdad. ¡Ve despacio!

gestos
Pexels

Mensajes y llamadas constantes: Al comienzo de una relación es perfectamente natural y normal querer hablar mucho con la otra persona.  Pero debes poner límites a la cantidad de mensajes y llamadas que recibes: empieza a sospechar si te llama de madrugada para saber dónde estás, si te exige que les respondas a los whatsapp de inmediato, si te pide que le llames un par de veces al día aunque estés ocupada…  ¡Demanda tu espacio e independencia!

Mucho tiempo juntos: El querer pasar mucho tiempo juntos es otra cosa completamente normal en cualquier relación. Pero ojo: esto no debe suponer que ya no tengas tiempo para ti o que abandones a tu familia o amigos. Estar juntos todo el tiempo puede volverse algo tóxico muy rápido, sobre todo si tu pareja te hace sentir culpable por querer pasar tiempo a solas o con otras personas en lugar de con ella.

Sobreprotección: No confundas protección con control. “Eres mía”, “No quiero que te pase nada malo”, “No te comparto con nadie”... Puede sonar dulce al principio, pero a menudo estas expresiones pueden ocultar un comportamiento controlador y abusivo. Lo mismo ocurre si tu pareja se preocupa demasiado por todos los aspectos de tu vida y decide tus acciones, con la excusa de protegerte.

Promesas arrolladoras: “Nunca te haré daño”, “Estaré toda mi vida contigo”,”nunca querré a nadie más”... A veces las personas que hacen las promesas más dramáticas son las que las terminan incumpliendo. Lo mejor es prestar atención a las acciones y a los gestos de una persona en lugar de a sus palabras.

Continúa leyendo